+90 Versículos sobre la Misericordia. Citas bíblicas para pedir a Dios su perdón y compasión.

Te damos una compilación de versículos sobre la Misericordia, más importantes en este artículo. Textos bíblicos para ayudarte a entender la misericordia y caminos de Dios a través de las frases de la biblia. Todo explicado con versos y citas que en ella aparecen.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con Versículos sobre la Misericordia. Para pedir a Dios su perdón y eterno amor; de tal manera que aleje el miedo y la desconfianza de nuestras vidas. Inspírate con estos Versículos sobre la Misericordia, para que sea el perdón de Dios lo que mantenga tu vida en paz y armonía.

Cientos de veces en la Biblia, las virtudes de la bondad y el perdón se expresan de diversas formas, sobre todo al caracterizar la esencia de Dios. En lugar de darnos lo que merecemos, Dios ha mostrado repetidamente su misericordia, no para absolvernos de nuestra culpabilidad, sino para darnos la oportunidad de arrepentirnos y ser rescatados. Podemos preguntarnos: “¿Qué hemos hecho con esa oportunidad?”.

Versículos sobre la Misericordia

Versículos sobre la Misericordia. Edición de Versiculos.net. Original por @porstocker a través de Twenty20.

Nada sería más adecuado para nosotros, como receptores inmerecidos de la misericordia de Dios, que mostrar una caridad y una compasión sin reservas hacia los demás. Estamos llamados a ser misericordiosos de la misma manera que Dios es misericordioso con nosotros. Incluso la compasión y el cuidado de los animales se mencionan en la Biblia. La compasión significa empatizar con el sufrimiento de los demás y tratar de aliviarlo activamente. Jesús, que asumió la naturaleza humana y dio su vida para proporcionarnos una puerta de redención eterna, es nuestro mayor ejemplo en este sentido.

Entendamos la compasión y misericordia como uno de los mandamientos de Dios. Refúgiate en estos versículos de Misericordia, para entender lo que el padre pide que demos y espera que nos entreguen.

Versículos sobre la Misericordia

Lucas 6:36-37

Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.

Santiago 2:12-13

Hablen y actúen como quienes deben ser juzgados por una Ley que nos hace libres. Porque el que no tiene misericordia será juzgado sin misericordia, pero la misericordia se ríe del juicio.

Mateo 5:7

Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.

Hebreos 4:14-16

Y ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno.

1 Pedro 1:3

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, nos hizo renacer, por la resurrección de Jesucristo, a una esperanza viva.

1 Juan 1:9

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad.

Miqueas 6:8

Se te ha indicado, hombre, qué es lo bueno y qué exige de ti el Señor: nada más que practicar la justicia, amar la fidelidad y caminar humildemente con tu Dios.

Lamentaciones 3:22-23

La misericordia del Señor no se extingue ni se agota su compasión; ellas se renuevan cada mañana, ¡qué grande es tu fidelidad!

Génesis 39:21-23

Pero el Señor estaba con José y le mostró su bondad, haciendo que se ganara la simpatía del jefe de los carceleros. Este confió a José todos los presos que había en la cárcel, y él dirigía todo lo que allí se hacía. El jefe de los carceleros no vigilaba absolutamente nada de lo que había confiado a José, porque el Señor estaba con él y hacía prosperar todo lo que él realizaba.

1 Corintios 10:13

Hasta ahora, ustedes no tuvieron tentaciones que superen sus fuerzas humanas. Dios es fiel, y él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla.

Colosenses 3:12-14

Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo.

Mateo 6:14

Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes.

Isaías 30:18

A pesar de todo, el Señor espera para apiadarse de ustedes; a pesar de todo, él se levantará para tenerles compasión; porque el Señor es un Dios de justicia. ¡Felices todos los que esperan en él!

2 Crónicas 30:9

Si ustedes se convierten al Señor, sus hermanos y sus hijos serán tratados con misericordia y por aquellos que los han deportado, y podrán volver a esta tierra, porque el Señor, su Dios, es bondadoso y compasivo: él no apartará su rostro de ustedes si ustedes vuelven a él».

1 Tesalonicenses 5:14-15

Los exhortamos también a que reprendan a los indisciplinados, animen a los tímidos, sostengan a los débiles, y sean pacientes con todos. Procuren que nadie devuelve mal por mal. Por el contrario, esfuércense por hacer siempre el bien entre ustedes y con todo el mundo.

2 Corintios 13:14

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

1 Pedro 5:10

El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayan padecido un poco, los restablecerá y confirmará, los hará fuertes e inconmovibles.

Salmo 90:17

Que descienda hasta nosotros la bondad del Señor; que el Señor, nuestro Dios, haga prosperar la obra de nuestras manos.

2 Corintios 12:9

Pero él me respondió: «Te basta mi gracia, porque mi poder triunfa en la debilidad». Más bien, me gloriaré de todo corazón en mi debilidad, para que resida en mí el poder de Cristo.

Romanos 12:8

El que tiene el don de exhortación, que exhorte. El que comparte sus bienes, que dé con sencillez. El que preside la comunidad, que lo haga con solicitud. El que practica misericordia, que lo haga con alegría.

Salmo 23:6

Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo.

Lucas 1:78

Gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios, que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente.

Salmo 25:6-9

Acuérdate, Señor, de tu compasión y de tu amor, porque son eternos. No recuerdes los pecados ni las rebeldías de mi juventud: por tu bondad, Señor, acuérdate de mi según tu fidelidad. El Señor es bondadoso y recto: por eso muestra el camino a los extraviados; él guía a los humildes para que obren rectamente y enseña su camino a los pobres.

Proverbios 11:17

El hombre fiel se hace bien a sí mismo, pero el cruel atormenta su propia carne.

2 Corintios 1:3-4

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios.

Proverbios 14:21

El que desprecia a su prójimo peca, pero ¡feliz el que se apiada de los humildes!

Judas 1:2

Llegue a ustedes la misericordia, la paz y el amor en abundancia.

2 Corintios 4:1

Por eso, investidos misericordiosamente del ministerio apostólico, no nos desanimamos

Salmo 52:8

«Este es el hombre que no puso su refugio en Dios, sino que confió en sus muchas riquezas y se envalentonó por su maldad».

Oseas 6:6

Porque yo quiero amor y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos.

Versículos sobre la Misericordia al Prójimo

2 Pedro 3:9

El señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan.

2 Samuel 22:26

Tú eres bondadoso con los buenos y eres íntegro con el hombre intachable.

Malaquías 3:17

Ellos serán mi propiedad exclusiva, dice el Señor de los ejércitos, en el Día que yo preparo. Yo tendré compasión de ellos, como un hombre tiene compasión de su hijo que lo sirve.

Salmo 6:2

Señor, no me reprendas por tu enojo ni me castigues por tu indignación.

Jonás 4:2

Entonces oró al Señor, diciendo: «¡Ah, Señor! ¿No ocurrió acaso lo que yo decía cuando aún estaba en mi país? Por eso traté de huir a Tarsis lo antes posible. Yo sabía que tú eres un Dios bondadoso y compasivo, lento para enojarte y de gran misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas.

Oseas 4:1

Escuchen la palabra del Señor, israelitas, porque el Señor tiene un pleito con los habitantes del país; ya no hay fidelidad, ni amor, ni conocimiento de Dios en el país.

Salmo 86:5

Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan:

1 Pedro 2:10

Ustedes, que antes no eran un pueblo, ahora son el Pueblo de Dios; ustedes que antes no habían obtenido misericordia, ahora la han alcanzado.

Santiago 1:27

La religiosidad pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre, consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas cuando están necesitados, y en no contaminarse con el mundo.

Nehemías 9:31

Sin embargo, por tu gran misericordia, no los has exterminado ni abandonado, porque eres un Dios compasivo y misericordioso.

Salmo 86:15

Pero tú, Señor, Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarte, rico en amor y fidelidad.

Éxodo 15:13

Guías con tu fidelidad al pueblo que has rescatado y lo conduces con tu poder hacia tu santa morada.

Romanos 6:14-15

Que el pecado no tenga más dominio sobre ustedes, ya que no están sometidos a la Ley, sino a la gracia. ¿Entonces qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos sometidos a la Ley sino a la gracia? ¡De ninguna manera!

Salmo 106:1

¡Aleluya! ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

Efesios 2:4-5

Pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando estábamos muertos a causa de nuestros pecados, nos hizo revivir con Cristo –¡ustedes han sido salvados gratuitamente!–

Marcos 5:19

Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: «Vete a tu casa con tu familia, y anúnciales todo lo que el Señor hizo contigo al compadecerse de ti».

Mateo 7:12

Todos los que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

Salmo 40:11-12

No escondí tu justicia dentro de mí, proclamé tu fidelidad y tu salvación, y no oculté a la gran asamblea tu amor y tu fidelidad. Y tú, Señor, no te niegues a tener compasión de mí; que tu amor y tu fidelidad me protejan sin cesar.

Éxodo 20:6

Y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.

Mateo 23:23

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que pagan el diezmo de la menta, del hinojo y del comino, y descuidan lo esencial de la Ley; la justicia, la misericordia y la fidelidad! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello.

Gálatas 6:7-10

No se engañen: nadie se burla de Dios. Se recoge lo que se siembra: el que siembra para satisfacer su carne, de la carne recogerá sólo la corrupción; y el que siembra según el Espíritu, del Espíritu recogerá la Vida eterna. No nos cansemos de hacer el bien, porque la cosecha llegará a su tiempo si no desfallecemos. Por lo tanto, mientras estamos a tiempo hagamos el bien a todos, pero especialmente a nuestros hermanos en la fe.

Éxodo 33:19

El Señor le respondió: «Yo haré pasar junto a ti toda mi bondad y pronunciaré delante de ti el nombre del Señor, porque yo concedo mi favor a quien quiero concederlo y me compadezco de quien quiero compadecerme.

Deuteronomio 7:2

El Señor, tu Dios, los pondrá en tus manos, y tú los derrotarás. Entonces los consagrarás al exterminio total: no hagas con ellos ningún pacto, ni les tengas compasión.

Salmo 130:1-2

¡Señor, oye mi voz! Estén tus oídos atentos al clamor de mi plegaria. Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿Quién podrá subsistir?

Hebreos 2:17-18

En consecuencia, debió hacerse semejante en todo a sus hermanos, para llegar a ser un Sumo Sacerdote misericordioso y fiel en el servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo. Y por haber experimentado personalmente la prueba y el sufrimiento, él puede ayudar a aquellos que están sometidos a la prueba.

Romanos 12:1-2

Por lo tanto, hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer. No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Salmo 51:1-2

Cuando el profeta Natán lo visitó, después que aquel se había unido a Betsabé. ¡Ten piedad de mí, oh Dios, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas!

Romanos 8:28

Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.

Filipenses 1:29

Que les ha concedido a ustedes la gracia, no solamente de creer en Cristo, sino también de sufrir por él.

2 Samuel 24:14

David dijo a Gad: «¡Estoy en un grave aprieto! Caigamos más bien en manos del Señor, porque es muy grande su misericordia, antes que caer en manos de los hombres».

Versículos sobre el Amor y Misericordia de Dios

Salmo 112:4-5

Dichoso el que se compadece y da prestado, y administra sus negocios con rectitud. El justo no vacilará jamás, su recuerdo permanecerá para siempre.

Marcos 9:41

Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso de agua por el hecho de que ustedes pertenecen a Cristo.

Zacarías 7:8-10

La palabra del Señor llegó a Zacarías en estos términos: Así habla el Señor de los ejércitos: Hagan justicia de verdad, practiquen mutuamente la fidelidad y la misericordia. No opriman a la viuda ni al huérfano, al extranjero ni al pobre, y no piensen en hacerse mal unos a otros.

Marcos 6:34

Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.

Salmo 145:8-9

El Señor es bondadoso y compasivo, lento para enojarse y de gran misericordia; 9 [Tet] el Señor es bueno con todos y tiene compasión de todas sus criaturas.

Efesios 4:31-32

Eviten la amargura, los arrebatos, la ira, los gritos, los insultos y toda clase de maldad. Por el contrario, sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.

Juan 3:16-17

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Salmo 107:1

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

Proverbios 14:31

El que oprime al débil ultraja a su Creador, el que se apiada del indigente, lo honra.

Santiago 3:17

En cambio, la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura; y además, pacífica, benévola y conciliadora; está llena de misericordia y dispuesta a hacer el bien; es imparcial y sincera.

Deuteronomio 4:31

Porque el Señor, tu Dios, es un Dios misericordioso, que no te abandonará, ni te destruirá ni se olvidará de la alianza que estableció con tus padres mediante un juramento.

Proverbios 28:13

El que encubre sus delitos no prosperará, pero el que los confiesa y abandona, obtendrá misericordia.

1 Timoteo 1:16

Si encontré misericordia, fue para que Jesucristo demostrara en mí toda su paciencia, poniéndome como ejemplo de los que van a creer en él para alcanzar la Vida eterna.

Salmo 25:10

¡Por el honor de tu Nombre, Señor, perdona mi culpa, aunque es muy grande!

Éxodo 34:6-7

El Señor pasó delante de él y exclamó: «El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad. El mantiene su amor a lo largo de mil generaciones y perdona la culpa, la rebeldía y el pecado; sin embargo, no los deja impunes, sino que castiga la culpa de los padres en los hijos y en los nietos, hasta la tercera y cuarta generación. 8 Moisés cayó de rodillas y se postró,

Miqueas 7:18-19

¿Qué dios es como tú, que perdonas la falta y pasas por alto la rebeldía del resto de tu herencia? El no mantiene su ira para siempre, porque ama la fidelidad. El volverá a compadecerse de nosotros y pisoteará nuestras faltas. Tú arrojarás en lo más profundo del mar todos nuestros pecados.

Romanos 9:22-24

¿Qué podemos reprochar a Dios, si quieren manifestar su ira y dar a conocer su poder, soportó con gran paciencia a quienes atrajeron su ira y merecieron la perdición? Y si él quiso manifestar la riqueza de su gloria en los que recibieron su misericordia, en los que él predestinó para la gloria, en nosotros, que fuimos llamados por él, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los paganos, ¿qué podemos reprocharle?

Lucas 1:50

Su misericordia se extiende de generación en generación sobre aquellos que lo temen.

Proverbios 12:10

El justo provee a las necesidades de su ganado, pero las entrañas de los malvados son crueles.

1 Pedro 3:8-9

En fin, vivan todos unidos, compartan las preocupaciones de los demás, ámense como hermanos, sean misericordiosos y humildes. No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones, porque ustedes mismos están llamados a heredar una bendición.

Mateo 18:33

¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de ti?.

Deuteronomio 7:9

Reconoce, entonces, que el Señor, tu Dios, es el verdadero Dios, el Dios fiel, que a lo largo de mil generaciones, mantiene su alianza y su fidelidad con aquellos que lo aman y observan sus mandamientos.

Proverbios 21:21

El sabio toma por asalto una ciudad de valientes, y abate la fuerza en que ella confiaba.

Judas 1:23-25

Y sálvenlos librándolos del fuego. En cuanto a los demás, tengan piedad de ellos, pero con cuidado, aborreciendo hasta la túnica contaminada por su cuerpo. A aquel que puede preservarlos de toda caída y hacerlos comparecer sin mancha y con alegría en la presencia de su gloria, al único Dios que es nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, el honor, la fuerza y el poder, desde antes de todos los tiempos, ahora y para siempre. Amén.

Romanos 9:15-16

Porque él dijo a Moisés: “Seré misericordioso con el que yo quiera, y me compadeceré del que quiera compadecerme”. En consecuencia, todo depende no del querer o del esfuerzo del hombre, sino de la misericordia de Dios.

Job 6:14

Bien merece la lealtad de su amigo el hombre deshecho que ha perdido el temor a Dios.

Salmo 18:25

El Señor me premió, porque yo era justo y mis manos eran inocentes a sus ojos.

Mateo 18:21-22

Entonces se adelantó Pedro y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Romanos 5:15

Pero no hay proporción entre el don y la falta. Porque si la falta de uno solo provocó la muerte de todos, la gracia de Dios y el don conferido pro la gracia de un solo hombre, Jesucristo, fueron derramados mucho más abundantemente sobre todos.

Isaías 55:7

Que le malvado abandone su camino y el hombre perverso, sus pensamientos; que vuelva el Señor, y él le tendrá compasión, a nuestro Dios, que es generoso en perdonar.

¿Qué te han parecido estos Versículos sobre la Misericordia que aparecen en la biblia? Recuerda que Dios te pide valentía y sobre todo, que ames a tu prójimo como a ti mismo. Él conoce lo mejor para cada uno de sus hijos, y sus tiempos son perfectos. ¿Tienes algún otro versículo bíblico sobre la Misericordia de Dios para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario