+170 Versículos de Alabanza a Dios. Citas bíblicas para recibir la protección de Dios.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con Versículos de Alabanza a Dios. Porque debemos ser agradecidos por todas las bendiciones que él nos envía, seamos agradecidos y humildes, la mejor manera es a través de la alabanza y oración. Inspírate en estos mensajes de alabanza y adoración a Dios.

Uno de los aspectos más agradables de la gratitud es que cuantas más veces la elijas, más fácil te resultará. Cuanto más expresas tu agradecimiento, más te das cuenta de las cosas por las que debes estar agradecido.

Versículos de Alabanza

Versículos de Alabanza. Edición de Versiculos.net. Original por @wangshuangpaul a través de Twenty20.

Es muy importante generar una conexión directa con Dios y esto lo hacemos gracias a la oración, él nos escucha. Pero, ¿Qué pasa cuando no somos agradecidos?. Dios pide que seamos humildes, y en la alabanza glorificamos su nombre. Por eso te traemos algunos versículos de alabanza para agradar, glorificar y enaltecer el nombre de Dios.

Versículos de Alabanza

Efesios 5:19

Cuando se reúnan, reciten salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y celebrando al Señor de todo corazón.

Salmo 150:1-6

¡Aleluya! Alaben a Dios en su Santuario, alábenlo en su poderoso firmamento; alábenlo por su inmensa grandeza. Alábenlo con toques de trompeta, alábenlo con el arpa y la cítara; alábenlo con tambores y danzas, alábenlo con laudes y flautas. Alábenlo con platillos sonoros, alábenlo con platillos vibrantes, ¡Que todos los seres vivientes alaben al Señor! ¡Aleluya!

Juan 4:23

Pero la hora se acerca, y ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque esos son los adoradores que quiere el Padre.

Salmo 100:2

Reconozcan que el Señor es Dios: él nos hizo y a él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

Colosenses 3:16

Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados.

Salmo 100:4

¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones.

Salmo 95:1-6

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva! ¡Lleguemos hasta él dándole gracias, aclamemos con música al Señor! Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses: en su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas; suyo es el mar, porque él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos. ¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!

Juan 4:24-27

Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad». La mujer le dijo: «Yo sé que el Mesías, llamado Cristo, debe venir. Cuando él venga, nos anunciará todo». Jesús le respondió: «Soy yo, el que habla contigo». En ese momento llegaron sus discípulos y quedaron sorprendidos al verlo hablar con una mujer. Sin embargo, ninguno le preguntó: «¿Qué quieres de ella?» o «¿Por qué hablas con ella?».

Hebreos 13:15

Y por medio de él, ofrezcamos sin cesar a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su Nombre.

Salmo 51:15

¡Líbrame de la muerte, Dios, salvador mío, y mi lengua anunciará tu justicia!

Daniel 2:23

A ti, Dios de mis padres, yo te alabo y glorifico, porque me has dado la sabiduría y la fuerza; y ahora me has manifestado lo que te habíamos pedido, porque nos has hecho conocer lo concerniente al rey.

Salmo 145:1-4

Te alabaré, Dios mío, a ti, el único Rey, y bendeciré tu Nombre eternamente; Día tras día te bendeciré, y alabaré tu Nombre sin cesar. ¡Grande es el Señor y muy digno de alabanza: su grandeza es insondable! Cada generación celebra tus acciones y le anuncia a las otras tus portentos.

Hechos 16:25-26

Cerca de la medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban alabanzas de Dios, mientras los otros prisioneros los escuchaban. De pronto, la tierra comenzó a temblar tan violentamente que se conmovieron los cimientos de la cárcel, y en un instante, todas las puertas se abrieron y las cadenas de los prisioneros se soltaron.

Salmo 111:10

El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría: son prudentes los que lo practican. Su alabanza por siempre permanece.

Josué 1:9

¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas».

Job 1:20-21

Entonces Job se levantó y rasgó su manto; se rapó la cabeza, se postró con el rostro en tierra y exclamó: «Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allí. El Señor me lo dio y el Señor me lo quitó: ¡bendito sea el nombre del Señor!.

Salmo 89:5

El cielo celebre tus maravillas, Señor, y tu fidelidad en la asamblea de los santos.

Salmo 139:13-14

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el seno de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! Tú conocías hasta el fondo de mi alma

Salmo 146:10

El Señor reina eternamente, reina tu Dios, Sión, a lo largo de las generaciones. ¡Aleluya!

Éxodo 20:2-6

Yo soy el Señor, tu Dios, que te hice salir de Egipto, de un lugar en esclavitud. No tendrás otros dioses delante de mí. No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas. No te postrarás ante ellas, ni les rendirás culto, porque yo soy el Señor, tu Dios, un Dios celoso, que castigo la maldad de los padres en los hijos, hasta la tercera y cuarta generación, si ellos me aborrecen; y tengo misericordia a lo largo de mil generaciones, si me aman y cumplen mis mandamientos.

Salmo 119:164

Los que aman tu ley gozan de una gran paz, nada los hace tropezar.

Salmo 28:7

El Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón confía en él. Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: por eso le daré gracias con mi canto.

Salmo 56:4

Confío en Dios y alabo su Palabra, confío en él y ya no temo: ¿qué puede hacerme un simple mortal?

Salmo 30:11-12

Tú convertiste mi lamento en júbilo, me quitaste el luto y me vestiste de fiesta, para que mi corazón te cante sin cesar. ¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente!

Isaías 42:10

¡Canten al Señor un canto nuevo, alábenlo desde los confines de la tierra; resuene el mar y todo lo que hay en él, las costas lejanas y sus habitantes!

Salmo 48:10

Nosotros evocamos tu misericordia en medio de tu Templo, oh Dios.

Efesios 1:3

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en Cristo con toda clase de bienes espirituales en el cielo.

Salmo 113:1-3

¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor, alaben el nombre del Señor. Bendito sea el nombre del Señor, desde ahora y para siempre. Desde la salida del sol hasta su ocaso, sea alabado el nombre del Señor. El Señor está sobre todas las naciones, su gloria se eleva sobre el cielo,

Salmo 147:1

¡Aleluya! ¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios, qué agradable y merecida es su alabanza!

Sofonías 3:17

¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! El exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría.

Salmo 67:1-3

Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Salmo. Canto. Que Dios tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones.

Apocalipsis 5:12-13

Y exclamaban con voz potente: «El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza». También oí que todas las criaturas que están en el cielo, sobre la tierra, debajo de ella y en el mar, y todo lo que hay en ellos, decían: «Al que está sentado sobre el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y poder, por los siglos de los siglos».

Salmo 148:13-14

Alaben el nombre del Señor. Porque sólo su Nombre es sublime; su majestad está sobre el cielo y la tierra, y él exalta la fuerza de su pueblo. ¡A él, la alabanza de todos sus fieles, y de Israel, el pueblo de sus amigos! ¡Aleluya!

Salmo 34:1-3

De David. Cuando se fingió demente delante de Abimélec, y tuvo que irse, echado por él. Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios. Mi alma se gloría en el Señor; que lo oigan los humildes y se alegren.

Salmo 74:21

Que el débil no retroceda lleno de confusión, que el pobre y el oprimido alaben tu Nombre.

Santiago 5:13

Si alguien está afligido, que ore. Si está alegre, que cante salmos.

Salmo 148:1-5

¡Aleluya! Alaben al Señor desde el cielo, alábenlo en las alturas; alábenlo, todos sus ángeles, alábenlo, todos sus ejércitos. Alábenlo, sol y luna, alábenlo, astros luminosos; alábenlo, espacios celestiales y aguas que están sobre el cielo. Alaben el nombre del Señor, porque él lo ordenó, y fueron creados.

Isaías 25:1

Señor, tú eres mi Dios, yo te exalto, doy gracias a tu Nombre. Porque tú has realizado designios admirables, firmemente establecidos desde tiempos antiguos.

Salmo 33:1-3

Aclamen, justos, al Señor; es propio de los buenos alabarlo. Alaben al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas; entonen para él un canto nuevo, toquen con arte, profiriendo aclamaciones.

Habacuc 3:17-18

Porque la higuera no florece, ni se recoge nada en las viñas; fracasa la cosecha del olivo y los campos no dan alimento; las ovejas desaparecerán del corral y no hay bueyes en los establos. Pero yo me alegraré en el Señor, me regocijaré en Dios, mi Salvador.

Romanos 12:1-2

Por lo tanto, hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer. No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Mateo 7:7-8

Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.

Salmo 48:1

El Señor es grande y digno de alabanza, en la Ciudad de nuestro Dios.

Salmo 147:7-8

Respondan al Señor dándole gracias, toquen la cítara para nuestro Dios. Él cubre el cielo de nubes y provee de lluvia a la tierra; hace brotar la hierba en las montañas y las plantas para provecho del hombre.

Hechos 2:46-47

Íntimamente unidos, frecuentaban a diario el Templo, partían el pan en sus casas, y comían juntos con alegría y sencillez de corazón; ellos alababan a Dios y eran queridos por todo el pueblo. Y cada día, el Señor acrecentaba la comunidad con aquellos que debían salvarse.

Salmo 66:8

Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, hagan oír bien alto su alabanza.

1 Crónicas 16:8

¡Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, hagan conocer entre los pueblos sus proezas.

Salmo 9:11

¡Confíen en ti los que veneran tu Nombre, porque tú no abandonas a los que te buscan!

Salmo 106:47-48

Sálvanos, Señor y Dios nuestro; congréganos de entre las naciones, para que podamos dar gracias a tu santo Nombre y gloriarnos de haberte alabado. ¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde ahora y para siempre! Y todo el pueblo diga: ¡Amén! ¡Aleluya!

1 Crónicas 29:13

Por eso, Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu Nombre glorioso.

Versículos de Alabanza y Adoración

Salmo 63:3-5

Porque tu amor vale más que la vida, mis labios te alabarán. Así te bendeciré mientras viva y alzaré mis manos en tu Nombre. Mi alma quedará saciada como con un manjar delicioso, y mi boca te alabará con júbilo en los labios.

Salmo 66:1-2

¡Aclame a Dios toda la tierra! ¡Canten la gloria de su Nombre! Tribútenle una alabanza gloriosa, 3 digan a Dios: «¡Qué admirables son tus obras!». Por la inmensidad de tu poder, tus enemigos te rinden pleitesía.

Jeremías 31:7

Porque así habla el Señor: ¡Griten jubilosos por Jacob, aclamen a la primera de las naciones! Háganse oír, alaben y digan: «¡El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel!».

Joel 2:26

Comerán abundantemente hasta saciarse, y alabarán el nombre del Señor, su Dios, que ha hecho maravillas con ustedes. ¡Mi pueblo jamás quedará confundido!

Salmo 149:1-3

¡Aleluya! Canten al Señor un canto nuevo, resuene su alabanza en la asamblea de los fieles; que Israel se alegre por su Creador y los hijos de Sión se regocijen por su Rey. Celebran su Nombre con danzas, cántenle con el tambor y la cítara.

Isaías 38:10-13

«Yo decía: En lo mejor de mis días me tengo que ir: he sido destinado a las puertas del Abismo por el resto de mis años. Yo decía: Ya no contemplaré al Señor en la tierra de los vivientes; no verá más a los hombres entre los habitantes del mundo. Arrancan mi morada y me la arrebatan, como una carpa de pastores. Como un tejedor, yo enrollaba mi vida, pero él me corta de la trama: ¡de la mañana a la noche terminas conmigo! Pido auxilio hasta la mañana; él quiebra todos mis huesos como un león: ¡de la mañana a la noche terminas conmigo!

Salmo 119:175

Que yo viva y pueda alabarte, y que tu justicia venga en mi ayuda.

1 Crónicas 16:25

Porque el Señor es grande y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses.

Salmo 7:17

Daré gracias al Señor por su justicia y cantaré al nombre del Señor Altísimo.

Salmo 69:30

Así alabaré con cantos el nombre de Dios, y proclamaré su grandeza dando gracias.

Lucas 2:20

Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido.

2 Samuel 22:4

Yo invoco al Señor, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis enemigos.

Salmo 106:1

¿Quién puede hablar de las proezas del Señor y proclamar todas sus alabanzas?

1 Corintios 13:7-8

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá.

Salmo 22:3

Te invoco de día, y no respondes, de noche, y no encuentro descanso.

2 Juan 1:9

Todo el que se aventura más allá de la doctrina de Cristo y no permanece en ella, no está unido a Dios. En cambio, el que permanece en su doctrina está unido al Padre y también al Hijo.

Isaías 12:4-5

Y dirán en aquel día: Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre. Canten al Señor porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea conocido en toda la tierra!

Salmo 75:9

Pero yo me alegraré para siempre, cantaré al Dios de Jacob.

Apocalipsis 19:5-6

Se les permitió, no que los mataran, sino que los atormentaran durante cinco meses, con un dolor parecido al que produce la picadura del escorpión. En aquellos días los hombres buscarán la muerte, y no la encontrarán; querrán morir, pero la muerte huirá de ellos.

1 Crónicas 16:29

Aclamen la gloria del nombre del Señor, preséntense ante él, trayendo una ofrenda.

Salmo 2:11

Temblando, ríndanle homenaje, no sea que se irrite y vayan a la ruina, porque su enojo se enciende en un instante. ¡Felices los que se refugian en él!

Isaías 29:13

El Señor ha dicho: Este pueblo se acerca a mi con la boca y me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mi, y el temor que me tiene no es más que un precepto humano, aprendido por rutina.

Salmo 101:1

Celebraré con un canto la bondad y la justicia: a ti, Señor, te cantaré.

Jueces 5:3

¡Escuchen, reyes! ¡Presten oído, príncipes! Yo voy a cantar, voy a cantar al Señor, celebraré al Señor, el Dios de Israel.

Salmo 8:2

.

Salmo 61:8

Con la alabanza de los niños y de los más pequeños, erigiste una fortaleza contra tus adversarios para reprimir al enemigo y al rebelde.

Isaías 42:8

¡Yo soy el Señor, este es mi Nombre! No cederé mi gloria a ningún otro ni mi alabanza a los ídolos.

Salmo 135:1-3

¡Aleluya! Alaben el nombre del Señor, alábenlo, servidores del Señor, los que están en la Casa del Señor, en los atrios del Templo de nuestro Dios. Alaben al Señor, porque es bueno, canten a su Nombre, porque es amable.

Jeremías 31:4

De nuevo te edificaré y serás reedificada, virgen de Israel; de nuevo te adornarás con tus tamboriles y saldrás danzando alegremente.

Salmo 98:4-5

Aclame al Señor toda la tierra, prorrumpan en cantos jubilosos. Canten al Señor con el arpa y al son de instrumentos musicales.

Salmo 104:33

Cantaré al Señor toda mi vida; mientras yo exista, celebraré a mi Dios.

Salmo 35:28

Pero yo me alegraré en el Señor, me regocijaré por su victoria.

Mateo 2:11

Y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra.

Santiago 3:10

De la misma boca salen la bendición y la maldición. Pero no debe ser así, hermanos.

Salmo 57:7-9

Ellos tendieron una red a mi paso, para que yo sucumbiera; cavaron una fosa ante mí, pero cayeron en ella. Mi corazón está firme. Dios mío, mi corazón está firme. Voy a cantar al son de instrumentos: ¡despierta, alma mía! ¡Despierten, arpa y cítara, para que yo despierte a la aurora!

Salmo 79:13

Y nosotros, que somos tu pueblo y las ovejas de tu rebaño, te daremos gracias para siempre, y cantaremos tus alabanzas por todas las generaciones.

Romanos 15:8-10

Porque les aseguro que Cristo se hizo servidor de los judíos para confirmar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas que él había hecho a nuestros padres, y para que los paganos glorifiquen a Dios por su misericordia. Así lo enseña la Escritura cuando dice: “Yo te alabaré en medio de las naciones, Señor, y cantaré en honor de tu Nombre”. Y en otra parte dice: “¡Pueblos extranjeros, alégrense con el Pueblo de Dios!”.

Salmo 117:1-2

¡Alaben al Señor, todas las naciones, glorifíquenlo, todos los pueblos! Porque es inquebrantable su amor por nosotros, y su fidelidad permanece para siempre. ¡Aleluya!

Salmo 66:17

Apenas mi boca clamó hacia él, mi lengua comenzó a alabarlo.

Salmo 71:14

Yo, por mi parte, seguiré esperando y te alabaré cada vez más.

Deuteronomio 10:21

Él es tu gloria y tu Dios, y él realizó en tu favor esas tremendas hazañas de que fuiste testigo.

Salmo 69:34

Porque el Señor escucha a los pobres y no desprecia a sus cautivos.

Salmo 149:6

Glorifiquen a Dios con sus gargantas y empuñen la espada de dos filos.

Juan 4:14

Pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más volverá a tener sed. El agua que yo le daré se convertirá en él en manantial que brotará hasta la Vida eterna».

Isaías 42:12

¡Den gloria al Señor, proclamen su alabanza en la costas lejanas!

Salmo 43:4

¿Por qué te deprimes, alma mía? ¿Por qué te inquietas? Espera en Dios, y yo volveré a darle gracias, a él, que es mi salvador y mi Dios.

Salmo 40:3

Puso en mi boca un canto nuevo, un himno a nuestro Dios. Muchos, al ver esto, temerán y confiarán en el Señor.

Salmo 138:1

Me postraré ante tu santo Templo, y daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre.

Hebreos 2:12

Cuando dice: “Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea”.

Salmo 103:1-4

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. El perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura.

Salmo 21:13

Levántate, Señor, con tu fuerza, para que cantemos y celebremos tus proezas!

Job 21:11

Hacen correr a sus niños como ovejas, sus hijos pequeños saltan de alegría.

Salmo 42:11

¿Por qué te deprimes, alma mía? ¿Por qué te inquietas? Espera en Dios, y yo volveré a darle gracias, a él, que es mi salvador y mi Dios.

Salmo 47:6

Canten, canten a nuestro Dios, canten, canten a nuestro Rey.

Éxodo 15:11

¿Quién, como tú, es admirable entre los santos, terrible por tus hazañas, autor de maravillas?

Salmo 146:1-2

¡Aleluya! ¡Alaba al Señor, alma mía! Alabaré al Señor toda mi vida; mientras yo exista, cantaré a mi Dios.

Jeremías 29:11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Salmo 105:1-2

¡Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, hagan conocer entre los pueblos sus proezas; canten al Señor con instrumentos musicales, pregonen todas sus maravillas!

Jeremías 17:14

¡Sáname, Señor, y quedaré sano, sálvame y estaré a salvo, porque tú eres mi alabanza!

Salmo 102:18

Quede esto escrito para el tiempo futuro y un pueblo renovado alabe al Señor.

Versículos de Alabanza y Gratitud

1 Pedro 1:7

Así, la fe de ustedes, una vez puesta a prueba, será mucho más valiosa que el oro perecedero purificado por el fuego, y se convertirá en motivo de alabanza, de gloria y de honor el día de la Revelación de Jesucristo.

1 Crónicas 16:9

Canten al Señor con instrumentos musicales, pregonen todas sus maravillas!

Salmo 78:4

No queremos ocultarlo a nuestros hijos, lo narraremos a la próxima generación: son las glorias del Señor y su poder, las maravillas que él realizó.

Salmo 66:4

Toda la tierra se postra ante ti, y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.

Génesis 22:5

Y dijo a sus servidores: «Quédense aquí con el asno, mientras yo y el muchacho seguimos adelante. Daremos culto a Dios, y después volveremos a reunirnos con ustedes».

Salmo 29:2

¡Aclamen la gloria del hombre del Señor, adórenlo al manifestarse su santidad!

Salmo 96:1-6

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su Nombre, día tras día, proclamen su victoria. Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. Porque el Señor es grande y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses. Los dioses de los pueblos no son más que apariencia, pero el Señor hizo el cielo; en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y hermosura.

Daniel 4:34

Ahora yo, Nabucodonosor, glorifico, exalto y celebro al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdad y sus caminos son justicia. Y él tiene poder para humillar a los que caminan con arrogancia.

Salmo 119:171

Que mis labios expresen tu alabanza, porque me has enseñado tus preceptos.

Efesios 4:1

Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que han recibido.

Salmo 71:5-8

Porque tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud. En ti me apoyé desde las entrañas de mi madre; desde el seno materno fuiste mi protector, y mi alabanza está siempre ante ti. Soy un motivo de estupor para muchos, pero tú eres mi refugio poderoso. Mi boca proclama tu alabanza y anuncia tu gloria todo el día.

Lucas 19:37-38

Cuando Jesús se acercaba a la pendiente del monte de los Olivos, todos los discípulos, llenos de alegría, comenzaron a alabar a Dios en alta voz, por todos los milagros que habían visto. Y decían:»¡Bendito sea el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!».

Salmo 68:4

Pero los justos se regocijan, gritan de gozo delante de Dios y se llenan de alegría.

Hebreos 10:19-20

Por lo tanto, hermanos, tenemos plena seguridad de que podemos entrar en el Santuario por la sangre de Jesús, siguiendo el camino nuevo y viviente que él nos abrió a través del velo del Templo, que es su carne.

Salmo 59:16-17

Vagan en busca de comida; mientras no se sacian, siguen ladrando. Pero yo cantaré tu poder, y celebraré tu amor de madrugada, porque tú has sido mi fortaleza y mi refugio en el peligro.

Jeremías 20:13

¡Canten al Señor, alaben al Señor, porque él libró la vida del indigente del poder de los malhechores!

Salmo 111:1

¡Aleluya! Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos.

Salmo 99:1-5

Yo te amo, Señor, mi fuerza, Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte. Invoqué al Señor, que es digno de alabanza y quedé a salvo de mis enemigos. Las olas de la Muerte me envolvieron, me aterraron los torrentes devastadores, me cercaron los lazos del Abismo, las redes de la Muerte llegaron hasta mí.

Juan 14:14

Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.

Salmo 104:35

Que los pecadores desaparezcan de la tierra y los malvados ya no existan más. ¡Bendice al Señor, alma mía! ¡Aleluya!

Salmo 42:5

Al recordar el pasado, me dejo llevar por la nostalgia: ¡cómo iba en medio de la multitud y la guiaba hacia la Casa de Dios, entre cantos de alegría y alabanza, en el júbilo de la fiesta!

Daniel 4:37

Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.

Salmo 115:17-18

Los muertos ya no alaban al Señor, ni tampoco a los que bajaron del sepulcro. Nosotros, los vivientes, bendecimos al Señor, desde ahora y para siempre. ¡Aleluya!

Salmo 108:1-3

Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme. Voy a cantar al son de instrumentos: ¡despierta, alma mía! ¡Despierten, arpa y cítara, para que yo despierte a la aurora! Te alabaré en medio de los pueblos, Señor, te cantaré entre las naciones.

Salmo 71:22-23

Entonces te daré gracias con el arpa, por tu fidelidad, Dios mío; te cantaré con la cítara, a ti, el Santo de Israel. Mis labios te cantarán jubilosos, y también mi alma, que tú redimiste.

2 Crónicas 5:13-14

Los que tocaban las trompetas y los cantores hacían oír sus voces al unísono, para alabar y celebrar al Señor. Y cuando ellos elevaban la voz al son de las trompetas, de los címbalos y de los instrumentos musicales, para alabar al Señor «porque es bueno, porque es eterno su amor», una nube llenó el Templo, la Casa del Señor, de manera que los sacerdotes no pudieron continuar sus servicios a causa de la nube, porque la gloria del Señor llenaba la Casa de Dios.

Salmo 22:22-23

Sálvame de la boca del león, salva a este pobre de los toros salvajes. Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, te alabaré en medio de la asamblea:

Salmo 35:18

Y te daré gracias en la gran asamblea, te alabaré en medio de una multitud.

2 Crónicas 7:3

Todos los israelitas, al ver que bajaba el fuego y que la gloria del Señor se posaba sobre la Casa, se postraron con el rostro en tierra sobre el pavimento, mientras adoraban y celebraban al Señor, «porque es bueno, porque es eterno su amor».

Salmo 68:32

¡Canten al Señor, reinos de la tierra, entonen un himno a Dios!

Salmo 112:1

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos.

1 Pedro 2:9

Ustedes, en cambio, son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido para anunciar las maravillas de aquel que los llamó de las tinieblas a su admirable luz.

Salmo 18:3

Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte.

Apocalipsis 7:12

Diciendo: «¡Amén! ¡Alabanza, gloria y sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza a nuestro Dios para siempre! ¡Amén!

Salmo 109:30

Yo daré gracias al Señor en alta voz, lo alabaré en medio de la multitud.

Romanos 14:11

Porque está escrito: “Juro que toda rodilla se doblará ante mí y toda lengua dará gloria a Dios”, dice el Señor.

Salmo 86:9

Todas las naciones que has creado vendrán a postrarse delante de ti y glorificarán tu Nombre, Señor.

Salmo 47:1

Aplaudan, todos los pueblos, aclamen a Dios con gritos de alegría.

Eclesiastés 3:4

Un tiempo para llorar y un tiempo para reír, un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar.

Salmo 30:4

Tú, Señor, me levantaste del Abismo y me hiciste revivir, cuando estaba entre los que bajan al sepulcro.

Salmo 145:21

Mi boca proclamará la alabanza del Señor: que todos los vivientes bendigan su santo Nombre, desde ahora y para siempre.

Isaías 43:21

El Pueblo que yo me formé para que pregonara mi alabanza.

Salmo 119:7

Te alabaré con un corazón recto, cuando aprenda tus justas decisiones.

Salmo 18:49

Por eso te alabaré entre las naciones y cantaré, Señor, en honor de tu Nombre.

1 Crónicas 16:34-36

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! Díganle: «¡Sálvanos, Dios de nuestra salvación! Congréganos y líbranos de las naciones, para que demos gracias a tu santo Nombre y nos gloriemos en tu alabanza». ¡Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, desde siempre y para siempre!». Y todo el pueblo respondió: «¡Amén!». «¡Alabanza al Señor!».

Salmo 147:12

¡Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba a tu Dios, Sión!

Salmo 132:7

¡Entremos en su Morada, postrémonos ante el estrado de sus pies!

Éxodo 23:25

Ustedes servirán al Señor, su Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo apartaré de ti las enfermedades.

Salmo 22:25-27

Porque él no ha mirado con desdén ni ha despreciado la miseria del pobre: no le ocultó su rostro y lo escuchó cuando pidió auxilio» Por eso te alabaré en la gran asamblea y cumpliré mis votos delante de los fieles: los pobres comerán hasta saciarse y los que buscan al Señor lo alabarán. ¡Que sus corazones vivan para siempre!

Filipenses 4:8

En fin, mis hermanos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza, debe ser el objeto de sus pensamientos.

Salmo 9:1-2

Te doy gracias, Señor, de todo corazón y proclamaré todas tus maravillas. Quiero alegrarme y regocijarme en ti, y cantar himnos a tu Nombre, Altísimo.

Esdras 3:11

Ellos cantaban al Señor, alabándolo y dándole gracias: «Porque él es bueno, porque es eterno su amor hacia Israel». Y todo el pueblo prorrumpía en grandes aclamaciones, alabando al Señor, porque se ponían los cimientos de la Casa del Señor.

Salmo 92:1

Es bueno dar gracias al Señor, y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre.

Isaías 6:7

Él le hizo tocar mi boca, y dijo: «Mira: esto ha tocado tus labios; tu culpa ha sido borrada y tu pecado ha sido expiado».

Salmo 107:32

Aclámenlo en la asamblea del pueblo, alábenlo en el consejo de los ancianos.

Juan 3:16

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

Salmo 116:19

En los atrios de la Casa del Señor, en medio de ti, Jerusalén. ¡Aleluya!

2 Samuel 22:50

Por eso te alabaré entre las naciones y cantaré, Señor, en honor de tu Nombre.

Éxodo 15:2

El Señor es mi fuerza y mi protección, él me salvó. El es mi Dios y yo lo glorifico, es el Dios de mi padre y yo proclamo su grandeza.

2 Corintios 1:3-4

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios.

¿Qué te han parecido estos Versículos de Alabanza que aparecen en la biblia? No hay nada que nos llene tanto como la palabra de Dios. Siempre debemos ser agradecidos con Dios y qué mejor manera de agradar y engrandecer su nombre que a través de la alabanza y adoración. ¿Tienes algún otro versículo de Alabanza a Dios para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario