+142 Versículos de Bendición. Citas bíblicas para recibir las bendiciones de Dios.

Este artículo te enseñamos los versículos de bendición, más importantes Textos Bíblicos que te ayudarán a comprender las bendiciones de Dios, frases de fortaleza, así como los versos y citas que nos muestra la biblia.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con versículos de Bendición. La palabra de Dios es nuestro testamento de que todo lo malo pasará y lo bueno será recompensado. Busquemos las bendiciones de su palabra y tendremos una vida llena de amor, paz y sabiduría. Inspírate con estos mensajes de las bendiciones de Dios.

Las bendiciones de Dios tienen como objetivo protegernos, darnos seguridad, guiarnos hacia la justicia e infundirnos fe. Muchas veces olvidamos que Dios pone su mano sanadora y alentadora en todos los momentos de nuestra vida, seamos conscientes de ello y agradecidos de su amor eterno.

Versículos de Bendición

Versículos de Bendición. Edición de Versiculos.net. Original por ZoomClub en Pixabay.

Utiliza estos versículos bíblicos para asegurarte de las numerosas bendiciones que tienes a tu disposición como hijo de Dios. Cuando la mano de Dios está sobre tu alma, no tienes razón para temer el futuro. Agradece y alaba a Dios con estos versículos de bendición que llenarán tu alma de fe y esperanza para cualquier momento de tu vida terrenal.

Versículos de Bendición

Números 6:24-26

Que el Señor te bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la paz.

Filipenses 4:19

Dios colmará con magnificencia todas las necesidades de ustedes, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús.

Salmo 1:1

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos.

Mateo 5:9

Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.

Efesios 1:3

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en Cristo con toda clase de bienes espirituales en el cielo.

Juan 1:16

De su plenitud, todos nosotros hemos participado y hemos recibido gracia sobre gracia.

Santiago 1:12

Feliz el hombre que soporta la prueba, porque después de haberla superado, recibirá la corona de Vida que el Señor prometió a los que lo aman.

2 Corintios 9:8

Por otra parte, Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras.

Romanos 12:14

Bendigan a los que los persiguen, bendigan y no maldigan nunca.

Isaías 41:10

No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

Santiago 1:17

Todo lo que es bueno y perfecto es un don de lo alto y desciende del Padre de los astros luminosos, en quien no hay cambio ni sombra de declinación.

Malaquías 3:10

Lleven el diezmo íntegro a la casa del Tesoro, para que haya alimento en mi Casa. Sométanme a esta prueba, dice el Señor de los ejércitos, y verán si no les abro las compuertas del cielo y derramo para ustedes la bendición en abundancia.

1 Pedro 3:14

Dichosos ustedes, si tienen que sufrir por la justicia. No teman ni se inquieten.

Salmo 34:8

¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en él se refugian!

Salmo 118:25-26

¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor: el Señor es Dios, y él nos ilumina. «Ordenen una procesión con ramas frondosas hasta los ángulos del altar».

Proverbios 3:7-8

No seas sabio a tus propios ojos, teme al Señor y apártate del mal: eso será un remedio para tu carne y savia para tus huesos.

Mateo 25:21

“Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”.

Salmo 1:3

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien.

Lucas 6:45

El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón. El malo saca el mal de maldad, porque de la abundancia del corazón habla la boca.

Hebreos 6:7

Cuando la tierra es regada por abundantes lluvias y produce una buena vegetación para los que la cultivan, recibe de Dios su parte de bendición.

1 Pedro 1:3

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, nos hizo renacer, por la resurrección de Jesucristo, a una esperanza viva.

Génesis 22:16-17

y le dijo: «Juro por mí mismo –oráculo del Señor–: porque has obrado de esa manera y no me has negado a tu hijo único, yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar. Tus descendientes conquistarán las ciudades de sus enemigos.

Apocalipsis 20:11-15

Después vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. Ante su presencia, el cielo y la tierra desaparecieron sin dejar rastros. Y vi a los que habían muerto, grandes y pequeños, de pie delante del trono. Fueron abiertos los libros, y también fue abierto el Libro de la Vida; y los que habían muerto fueron juzgados de acuerdo con el contenido de los libros; cada uno según sus obras. El mar devolvió a los muertos que guardaba: la Muerte y el Abismo hicieron lo mismo, y cada uno fue juzgado según sus obras. Entonces la Muerte y el Abismo fueron arrojados al estanque de fuego, que es la segunda muerte. Y los que no estaban inscritos en el Libro de la Vida fueron arrojados al estanque de fuego.

Isaías 40:31

Pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas, despliegan alas como las águilas; corren y no se agotan, avanzan y no se fatigan.

1 Pedro 3:9

No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones, porque ustedes mismos están llamados a heredar una bendición.

Proverbios 22:9

El hombre generoso será bendecido, porque comparte su pan con el pobre.

Génesis 50:18-20

Luego sus hermanos fueron personalmente, se postraron ante él y le dijeron: «Aquí nos tienes: somos tus esclavos». Pero José les respondió: «No tengan miedo. ¿Acaso yo puedo hacer las veces de Dios? El designio de Dios ha transformado en bien el mal que ustedes pensaron hacerme, a fin de cumplir lo que hoy se realiza: salvar la vida a un pueblo numeroso. Por eso, no teman. Yo velaré por ustedes y por las personas que están a su cargo». Y los reconfortó, hablándoles afectuosamente.

Salmo 41:2

El Señor lo protegerá y le dará larga vida, lo hará dichoso en la tierra y no lo entregará a la avidez de sus enemigos.

Proverbios 28:20

El hombre sincero será colmado de bendiciones, el que quiere hacerse rico de golpe no quedará impune.

Deuteronomio 30:16

Si escuchas los mandamientos del Señor, tu Dios, que hoy te prescribo, si amas al Señor, tu Dios, y cumples sus mandamientos, sus leyes y sus preceptos, entonces vivirás, te multiplicarás, y el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde ahora vas a entrar para tomar posesión de ella.

2 Corintios 9:8-9

Por otra parte, Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras. Como dice la Escritura: “El justo ha prodigado sus bienes: dio a los pobres y su justicia permanece eternamente”.

Proverbios 10:22

La bendición del Señor es la que enriquece, y nada le añade nuestro esfuerzo.

1 Reyes 2:3

Observa las prescripciones del Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, observando sus preceptos, sus mandamientos, sus leyes y sus instrucciones, según lo que está escrito en la Ley de Moisés. Así prosperarás en todo lo que hagas y en todo lo que emprendas.

1 Juan 5:18

Sabemos que el que ha nacido de Dios no peca, sino que el Hijo de Dios lo protege, y el Maligno no le puede hacer nada.

Proverbios 4:10

Escucha, hijo mío, y recibe mis palabras. y tus años de vida se multiplicarán.

Filipenses 1:6

Estoy firmemente convencido de que aquel que comenzó en ustedes la buena obra la irá completando hasta el Día de Cristo Jesús.

Deuteronomio 4:40

Observa los preceptos y los mandamientos que hoy te prescribo. Así serás feliz, tú y tus hijos después de ti, y vivirás mucho tiempo en la tierra que el Señor, tu Dios, te da para siempre.

Malaquías 2:2

Si no escuchan y no se deciden a dar gloria a mi Nombre, dice el Señor de los ejércitos, yo enviaré sobre ustedes la maldición y maldeciré sus bendiciones; ya las he maldecido, porque ustedes no se deciden a hacer eso.

2 Corintios 2:8-9

Por eso, les ruego que en este caso hagan prevalecer el amor. Antes les escribí para ponerlos a prueba y ver si son capaces de obedecer en todo.

Hechos 3:25

Ustedes son los herederos de los profetas y de la Alianza que Dios hizo con sus antepasados, cuando dijo a Abraham: “En tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos de la tierra”.

Tito 2:13

Mientras aguardamos la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús.

Salmo 5:12

Porque tú, Señor, bendices al justo, como un escudo lo cubre tu favor.

Proverbios 31:28

Sus hijos se levantan y la felicitan, y también su marido la elogia:

Mateo 5:8

Felices los que tienen el corazón puro, porque verán a Dios.

Santiago 1:25

En cambio, el que considera atentamente la Ley perfecta, que nos hace libres, y se aficiona a ella, no como un oyente distraído, sino como un verdadero cumplidor de la Ley, será feliz al practicarla.

Romanos 1:7

A todos los que están en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos, llegue la gracia y la paz, que proceden de Dios, nuestro Padre, y el Señor Jesucristo.

Juan 14:23

Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.

Salmo 138:7

El Señor lo hará todo por mí. Señor, tu amor es eterno, ¡no abandones la obra de tus manos!

Génesis 2:3

Dios bendijo el séptimo día y lo consagró, porque en él cesó de hacer la obra que había creado.

Lucas 1:45

Feliz de ti por haber creído que se cumplirá lo que te fue anunciado de parte del Señor».

Versículos sobre las Bendiciones de Dios

Apocalipsis 5:12

Y exclamaban con voz potente: «El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza».

Colosenses 1:5

A causa de la esperanza que les está reservada en el cielo. Ustedes oyeron anunciar esta esperanza por medio de la Palabra de al verdad, de la Buena Noticia.

Romanos 15:13

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

Números 23:20

Yo recibí la misión de bendecir: él ha bendecido y no lo puedo contradecir.

Lucas 6:38

Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Lucas 24:50-51

Después Jesús los llevó hasta las proximidades de Betania y, elevando sus manos, los bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo.

Hebreos 13:20-21

Que el Dios de la paz –el mismo que resucitó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas, por la sangre de una Alianza eterna– los capacité para cumplir su voluntad, practicando toda clase de bien. Que él haga en nosotros lo que es agradable a sus ojos, por Jesucristo, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Hebreos 9:28

Así también Cristo, después de haberse ofrecido una sola vez para quitar los pecados de la multitud, aparecerá por segunda vez, ya no en relación con el pecado, sino para salvar a los que lo esperan.

Proverbios 16:20

El que está atento a la palabra encontrará la dicha, y ¡feliz el que confía en el Señor!

Oseas 6:3

Esforcémonos por conocer al Señor: su aparición es cierta como la aurora. Vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia de primavera que riega la tierra».

Lucas 6:27-28

Pero yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian. Bendigan a los que los maldicen, rueguen por lo que los difaman.

Isaías 19:25

Porque Jehová de los ejércitos los bendecirá diciendo: Bendito el pueblo mío Egipto, y el asirio obra de mis manos, e Israel mi heredad.

Proverbios 2:7

Él reserva su auxilio para los hombres rectos, es un escudo para los que caminan con integridad.

Lucas 11:28

Jesús le respondió: «Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican».

Salmo 3:8

¡En ti, Señor, está la salvación, y tu bendición sobre tu pueblo!

Hechos 13:3

Ellos, después de haber ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

Josué 1:8

Que el libro de esta Ley nunca se aparte de ti: medítalo día y noche, para obrar fielmente en todo conforme a lo que está escrito en él. Así harás prosperar tus empresas y tendrás éxito.

Lucas 1:37

Porque no hay nada imposible para Dios.

Mateo 5:4

Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.

Filipenses 4:6-7

No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús.

Salmo 68:19

Subiste a la altura llevando cautivos, recogiste dones entre los hombres –incluso entre los rebeldes– cuando te estableciste allí, Señor Dios.

Proverbios 5:18

¡Bendita sea tu fuente, y encuentra tu alegría en la mujer de tu juventud.

Proverbios 10:6-7

Las bendiciones descienden sobre el justo, la boca de los malvados encubre la violencia. La memoria del justo es bendecida, pero el nombre de los malvados se pudrirá.

Salmo 146:5

Él hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. Él mantiene su fidelidad para siempre.

Deuteronomio 10:12-13

Y ahora, Israel, esto es lo único que te pide el Señor, tu Dios: que lo temas y sigas todos sus caminos, que ames y sirvas al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma. Observando sus mandamientos y sus preceptos, que hoy te prescribo para tu bien.

2 Samuel 22:3-4

Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte, mi salvador, que me libras de la violencia. Yo invoco al Señor, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis enemigos.

Lucas 6:22

¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del hombre!

1 Tesalonicenses 5:18

Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús.

2 Corintios 13:14

La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

Salmo 23:1-4

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Apocalipsis 1:3

Feliz el que lea, y felices los que escuchen las palabras de esta profecía y tengan en cuenta lo que está escrito en ella, porque el tiempo está cerca.

Daniel 2:20

Daniel tomó la palabra y exclamó: «Bendito sea el nombre de Dios, desde siempre y para siempre, porque a él pertenecen la sabiduría y la fuerza.

Salmo 103:1-5

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura; él colma tu vida de bienes, y tu juventud se renueva como el águila.

Génesis 12:1-3

El Señor dijo a Abram: «Deja tu tierra natal y la casa de tu padre, y ve al país que yo te mostraré. Yo haré de ti una gran nación y te bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré al que te maldiga, y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra».

Apocalipsis 3:12

Haré que el vencedor sea una columna en el Templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí. Y sobre él escribiré el nombre de mi Dios, y el nombre de la Ciudad de mi Dios –la nueva Jerusalén que desciende del cielo y viene de Dios– y también mi nombre nuevo». El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias».

Ezequiel 34:26

Haré que ellos y los alrededores de mi colina sean una bendición, y haré caer la lluvia a su debido tiempo, una lluvia de bendición.

Salmo 34:1

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios.

Filipenses 2:13

Porque Dios es el que produce en ustedes el querer y el hacer, conforme a su designio de amor.

Salmo 119:1-2

Felices los que van por un camino intachable, los que siguen la ley del Señor, Felices los que cumplen sus prescripciones y lo buscan de todo corazón.

Job 5:17

¡Feliz el hombre a quien Dios reprende y que no desdeña la lección del Todopoderoso!

Apocalipsis 22:21

Que la gracia del Señor Jesús permanezca con todos. Amén.

Salmo 31:19

Que enmudezcan los labios mentirosos, los que profieren insolencias contra el justo con soberbia y menosprecio.

Deuteronomio 15:6

Sí, el Señor, tu Dios, te bendecirá como te lo ha prometido: tú prestarás a muchas naciones, sin tener necesidad de pedirles prestado, y dominarás a muchas naciones sin que ellas te dominen.

Salmo 115:15

y sean bendecidos por el Señor, que hizo el cielo y la tierra.

Filemón 1:25

La gracia del Señor Jesucristo permanezca con tu espíritu.

Habacuc 3:19

El Señor, mi Señor, es mi fortaleza: él da a mis pies la agilidad de las gacelas y me hace caminar por las alturas.

Salmo 84:5

¡Felices los que habitan en tu Casa y te alaban sin cesar!

Deuteronomio 7:13

El te amará, te bendecirá y te multiplicará. Bendecirá el fruto de tu seno, el fruto de tu suelo –tu trigo, tu vino y tu aceite– y las crías de tus ganados y rebaños, en la tierra que él te dará, porque así lo juró a tus padres.

Salmo 20:4

Que satisfaga todos tus deseos y cumpla todos sus proyectos.

Job 1:10

¿Acaso tú no has puesto un cerco protector alrededor de él, de su casa y de todo lo que posee? Tú has bendecido la obra de sus manos y su hacienda se ha esparcido por todo el país.

Versículos de Bendición para el Hogar

Marcos 10:29-30

Jesús respondió: «Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia, desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.

3 Juan 1:2

Querido hermano, ruego a Dios que te encuentre perfectamente bien y que goces de buena saluda en tu cuerpo, como la tienes en tu alma.

Mateo 6:30-33

Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡Cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: «¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?». Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.

Juan 3:16-17

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Apocalipsis 2:10

No temas por lo que tendrás que padecer: mira que el demonio va a arrojar en la cárcel a algunos de ustedes para que sean puestos a prueba, y tendrán que sufrir durante diez días. Sé fiel hasta la muerte y te daré la corona de la vida».

Proverbios 16:7

Cuando el Señor se complace en la conducta de un hombre, lo reconcilia hasta con sus mismos enemigos.

Génesis 24:60

y la bendijeron, diciendo: «Hermana nuestra, que nazcan de ti millares y decenas de millares; y que tus descendientes conquisten las ciudades de sus enemigos».

Santiago 3:10

De la misma boca salen la bendición y la maldición. Pero no debe ser así, hermanos.

Juan 10:10

El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia.

2 Corintios 9:11

Así, serán colmados de riquezas y podrán dar con toda generosidad; y esa generosidad, por intermedio nuestro, se transformará en acciones de gracias a Dios.

Juan 20:29

Jesús le dijo: «Ahora crees, porque me has visto. ¡Felices los que creen sin haber visto!».

Salmo 67:7

La tierra ha dado su fruto: el Señor, nuestro Dios, nos bendice.

Deuteronomio 28:1-6

Si escuchas la voz del Señor, tu Dios, y te empeñas en practicar todos los mandamientos que hoy te prescribo, él te pondrá muy por encima de todas las naciones de la tierra. Y por haber escuchado la voz del Señor, tu Dios, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones: Bendito serás en la ciudad y bendito en el campo. Benditos serán el fruto de tus entrarás y el fruto de tu suelo, los partos de tu ganado y las crías de tus vacas y tus ovejas. Bendita será tu canasta y bendito el recipiente donde amasas tu pan. Bendito serás al salir y bendito al entrar.

Salmo 127:3-5

Los hijos son un regalo del Señor, el fruto del vientre es una recompensa; como flechas en la mano de un guerrero son los hijos de la juventud. ¡Feliz el hombre que llena con ellos su aljaba! No será humillado al discutir con sus enemigos en la puerta de la ciudad.

Levítico 26:3-4

Si ustedes viven conforme a mis preceptos y observan fielmente mis mandamientos, yo enviaré las lluvias a su debido tiempo, y así la tierra dará sus productos y las plantas del campo, sus frutos.

Génesis 14:19

Y bendijo a Abram, diciendo: «¡Bendito sea Abram de parte de Dios, el Altísimo, creador del cielo y de la tierra!

Salmo 32:1

¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta!

Proverbios 18:21-22

La muerte y la vida dependen de la lengua, y los que son indulgentes con ella comerán de su fruto. Él que encontró una mujer encontró la felicidad y obtuvo el favor del Señor.

Efesios 3:20

¡A aquel que es capaz de hacer infinitamente más de lo que podemos pedir o pensar, por el poder que obra en nosotros,

Jeremías 17:7-8

¡Bendito el hombre que confía en el Señor y en él tiene puesta su confianza! Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme cuando llega el calor y su follaje se mantiene frondoso; no se inquieta en un año de sequía y nunca deja de dar fruto.

Gálatas 5:22-23

Por el contrario, el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia. Frente a estas cosas, la Ley está demás.

Apocalipsis 2:17

El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias: al vencedor, le daré de comer el maná escondido, y también le daré una piedra blanca, en la que está escrito un nombre nuevo que nadie conoce fuera de aquel que lo recibe.

Jeremías 29:11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Proverbios 16:3

Encomienda tus obras al Señor, y se realizarán tus proyectos.

Job 42:10

Después, el Señor cambió la suerte de Job, porque él había intercedido en favor de sus amigos, y duplicó todo lo que Job tenía.

Salmo 21:6

Le concedes incesantes bendiciones, lo colmas de alegría en tu presencia.

Génesis 26:4-5

Yo multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y le daré todos estos territorios, de manera que por ella se bendecirán todas las naciones de la tierra. Haré esto en premio a la obediencia de Abraham, que observó mis órdenes y mis mandamientos, mis preceptos y mis instrucciones».

Mateo 5:6

Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Salmo 33:12

¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él se eligió como herencia!

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.

Judas 1:2

Llegue a ustedes la misericordia, la paz y el amor en abundancia.

Salmo 31:16

Que brille tu rostro sobre tu servidor, sálvame por tu misericordia.

Éxodo 23:25

Ustedes servirán al Señor, su Dios, y él bendecirá tu pan y tu agua. Yo apartaré de ti las enfermedades.

Salmo 149:4

Porque el Señor tiene predilección por su pueblo y corona con el triunfo a los humildes.

Deuteronomio 11:27

Bendición, si obedecen los mandamientos del Señor, su Dios, que hoy les impongo.

Éxodo 1:21

Y como ellas habían obrado con temor de Dios, él les concedió una familia numerosa.

2 Corintios 9:6

Sepan que el que siembra mezquinamente, tendrá una cosecha muy pobre; en cambio, el que siembra con generosidad, cosechará abundantemente.

Salmo 29:11

El Señor fortalece a su pueblo, el Señor bendice a su pueblo con la paz.

Génesis 27:28-29

Que el Señor te dé el rocío del cielo, y la fertilidad de la tierra, trigo y vino en abundancia. Que los pueblos te sirvan y las naciones te rindan homenaje. Tú serás el señor de tus hermanos, y los hijos de tu madre se inclinarán ante ti. Maldito sea el que te maldiga, y bendito el que te bendiga».

Hechos 5:41

Los Apóstoles, por su parte, salieron del Sanedrín, dichosos de haber sido considerados dignos de padecer por el nombre de Jesús.

Mateo 5:11

Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí.

Filipenses 4:23

La gracia del Señor Jesucristo esté con ustedes.

¿Qué te han parecido estos Versículos de Bendición que aparecen en la biblia? Debemos recordar siempre que las bendiciones de Dios son enormes y que en cada respiro él nos recuerda su enorme amor, solo debemos tener fe y ser obedientes a su palabra. ¿Tienes algún otro versículo bíblico de Bendición para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

1 comentario en «+142 Versículos de Bendición. Citas bíblicas para recibir las bendiciones de Dios.»

Deja un comentario