+126 Versículos para Jóvenes en la Biblia. Citas bíblicas para ayudar a los Jóvenes.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con versículos para jóvenes, para que comprendas el mensaje Dios y que en los momentos que sientes que ya no puedes más, recuerdes que no estás solo. Inspírate con estos mensajes de amor para jóvenes en la biblia.

La juventud y adolescencia es una etapa de cambios y transición en la vida de todos. Muchos jóvenes luchan por encajar y asumen nuevas y grandes responsabilidades, lo que puede resultar estresante y solitario. Los jóvenes son continuamente bombardeados con mensajes de los medios de comunicación y de sus compañeros de que nunca son lo suficientemente buenos y nunca pueden estar a la altura de lo que se espera de ellos. No es de extrañar que la mayoría de los adolescentes se sientan desamparados y solos.

Versículos para Jóvenes

Versículos para Jóvenes. Edición de Versiculos.net. Original por @ijeab a través de Twenty20.

Los adolescentes necesitan todo el amor y el apoyo de la familia, pero sobre todo tener siempre presente el amor de Dios. Utiliza estos versículos bíblicos para jóvenes para consolar y animar en estos momentos de desequilibrio emocional. También pueden ayudar a controlar a los jóvenes rebeldes y que se han salido del camino de Dios.

Es importante como padres, adultos o amigos, enseñarles la palabra de Dios y que conozcan el alivio que sus versículos, a través de la biblia, nos da. Lee los versículos para jóvenes que te ayudarán a encontrar el camino correcto para sanar cualquier desesperación y problema que la vida nos presente.

Versículos para Jóvenes

1 Timoteo 4:12

Que nadie menosprecie tu juventud: por el contrario, trata de ser un modelo para los que creen, en la conversación, en la conducta, en el amor, en la fe, en la pureza de vida.

Eclesiastés 11:9 -10

Alégrate, muchacho, mientras eres joven, y que tu corazón sea feliz en tus años juveniles. Sigue los impulsos de tu corazón y lo que es un incentivo para tus ojos; pero ten presente que por todo eso Dios te llamará a juicio. Aparta de tu corazón la tristeza y aleja de tu carne el dolor, porque la juventud y la aurora de la vida pasan fugazmente.

Jeremías 1:4-9

La palabra del Señor llegó a mí en estos términos: «Antes de formarte en el vientre materno, yo te conocía; antes de que salieras del seno, yo te había consagrado, te había constituido profeta para las naciones». Yo respondí: «¡Ah, Señor! Mira que no sé hablar, porque soy demasiado joven». El Señor me dijo: «No digas: «Soy demasiado joven», porque tú irás adonde yo te envíe y dirás todo lo que yo te ordene. No temas delante de ellos, porque yo estoy contigo para librarte –oráculo del Señor –». El Señor extendió su mano, tocó mi boca y me dijo: «Yo pongo mis palabras en tu boca.

Eclesiastés 12:1-2

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que lleguen los días penosos y vengan los años en los que dirás: «No encuentro en ellos ningún placer»; antes que se oscurezcan el sol y la luz, la luna y las estrellas, y vuelvan las nubes cargadas de lluvia.

Salmo 119:9

¿Cómo un joven llevará una vida honesta? Cumpliendo tus palabras.

2 Timoteo 2:22

No cedas a los impulsos propios de la juventud y busca la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con todos los que invocan al Señor con un corazón puro.

Efesios 6:1-4

Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor porque esto es lo justo, ya que el primer mandamiento que contiene una promesa es este: Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y tengas una larga vida en la tierra. Padres, no irriten a sus hijos; al contrario, edúquenlos, corrigiéndolos y aconsejándolos, según el espíritu del Señor.

Jeremías 29:11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Proverbios 23:26

Hijo mío, préstame atención y acepta de buena gana mis caminos.

1 Corintios 10:13

Hasta ahora, ustedes no tuvieron tentaciones que superen sus fuerzas humanas. Dios es fiel, y él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla.

Colosenses 3:20

Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque esto es agradable al Señor.

1 Timoteo 5:4

Pero si alguna viuda tiene hijos o nietos, estos deben aprender primero a cumplir con sus deberes familiares y a ser agradecidos con sus padres, porque eso es lo que agrada a Dios.

Deuteronomio 5:16

Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor, tu Dios, te lo ha mandado, para que tengas una larga vida y seas feliz en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.

Salmo 110:3

«Tú eres príncipe desde tu nacimiento, con esplendor de santidad; yo mismo te engendré como rocío, desde el seno de la aurora».

Lucas 10:2

Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.

Job 32:6

Entonces Elihú, hijo de Baraquel, el buzita, tomó la palabra y dijo: Yo soy muy joven todavía y todos ustedes son ancianos; por eso me sentí intimidado, temeroso de exponerles mi saber.

Lucas 1:38

María dijo entonces: «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho».Y el Ángel se alejó.

Salmo 1:1-3

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los impíos, sino que se complace en la ley del Señor y la medita de día y de noche! Él es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien.

Deuteronomio 6:4-9

Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Graba en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy. Incúlcalas a tus hijos, y háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte y al levantarte. Átalas a tu mano como un signo, y que estén como una marca sobre tu frente. Escríbelas en las puertas de tu casa y en sus postes.

Proverbios 6:20-21

Observa, hijo mío, el precepto de tu padre y no rechaces la enseñanza de tu madre. 21 Atalos a tu corazón constantemente, anúdalos a tu cuello.

Levítico 19:3

Respetarán a su madre y a su padre, y observarán mis sábados. Yo soy el Señor, su Dios.

Amos 8:13

Aquel día, desfallecerán de sed las jóvenes hermosas y los jóvenes.

Proverbios 2:17

Que abandona al amigo de su juventud y olvida la alianza de su Dios.

Jeremías 3:4

Y aún ahora me gritas: «¡Padre mío! ¡Tú eres el amigo de mi juventud!

Romanos 13:13

Como en pleno día, procedamos dignamente: basta de excesos en la comida y en la bebida, basta de lujuria y libertinaje, no más peleas ni envidias.

Proverbios 20:11

Por su manera de obrar, el niño ya da a conocer si su conducta será pura y recta.

Daniel 6:7

Los ministros y los sátrapas acudieron precipitadamente al rey y hablaron así: «¡Viva eternamente el rey Darío!

Romanos 12:1-2

Por lo tanto, hermanos, yo los exhorto por la misericordia de Dios a ofrecerse ustedes mismos como una víctima viva, santa y agradable a Dios: este es el culto espiritual que deben ofrecer. No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Santiago 3:16

Porque donde hay rivalidad y discordia, hay también desorden y toda clase de maldad.

Jeremías 9:21

Los cadáveres de los hombres yacen como estiércol sobre la superficie de los campos, como una gavilla detrás del segador, y nadie los recoge».

Versículos de motivación para jóvenes

1 Crónicas 29:1

El rey David dijo a toda la asamblea: «Mi hijo Salomón, el único elegido por Dios, es todavía joven e inexperto, mientras que la obra es grande, porque este palacio no es para los hombres, sino para Dios.

1 Samuel 2:18

Samuel servía en la presencia del Señor; era un niño, y llevaba ceñido el efod de lino.

Salmo 119:105

Tu palabra es una lámpara para mis pasos, y una luz en mi camino.

Jeremías 29:13

Cuando me busquen, me encontrarán, porque me buscarán de todo corazón.

Marcos 8:34

Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga.

Salmo 71:17

Dios mío, tú me enseñaste desde mi juventud, y hasta hoy he narrado tus maravillas.

Mateo 26:41

Estén prevenidos y oren para no caer en tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil».

1 Crónicas 22:5

David, en efecto, pensaba: «Mi hijo Salomón es todavía joven y débil, y la Casa que hay que edificar para el Señor debe ser extraordinariamente grandiosa, de manera que se hable de ella y sea famosa en todos los países. Por eso, yo haré los preparativos». Así, David hizo grandes preparativos antes de su muerte.

Salmo 27:10

Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá.

Éxodo 20:12

Honra a tu padre y a tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te da.

2 Reyes 12:1-2

Joás tenía siete años cuando inició su reinado. Comenzó a reinar en el séptimo año de Jehú, y reinó cuarenta años en Jerusalén. Su madre se llamaba Sibia, y era de Berseba.

Miqueas 6:8

Se te ha indicado, hombre, qué es lo bueno y qué exige de ti el Señor: nada más que practicar la justicia, amar la fidelidad y caminar humildemente con tu Dios.

Juan 3:16-17

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

1 Samuel 15:23

Como pecado de hechicería es la rebeldía; como crimen de idolatría es la contumacia. Porque tú has rechazado la palabra del Señor, él te ha rechazado a ti para que no seas rey».

1 Corintios 6:19-20

¿O no saben que sus cuerpos son templo del espíritu Santo, que habita en ustedes y que han recibido de Dios? Por lo tanto, ustedes no se pertenecen, sino que han sido comprados, ¡y a qué precio! Glorifiquen entonces a Dios en sus cuerpos.

Proverbios 7:7

Y vi entre los incautos, divisé entre los adolescentes a un joven falto de juicio,

2 Crónicas 13:7

Unos hombres inútiles e impíos se unieron a él y prevalecieron sobre Roboam, hijo de Salomón, porque Roboam era joven y débil, y no supo hacerles frente.

2 Corintios 2:15

Porque nosotros somos la fragancia de Cristo al servicio de Dios, tanto entre los que se salvan, como entre los que se pierden.

2 Timoteo 1:5

Porque tengo presente la sinceridad de tu fe, esa fe que tuvieron tu abuela Loide y tu madre Eunice, y estoy convencido de que tú también tienes.

1 Timoteo 5:1-2

No reprendas a un anciano, sino exhórtalo como a un padre. Trata a los jóvenes como a hermanos, a las ancianas como a madres, y a las jóvenes como a hermanas, con toda pureza.

Marcos 8:24

El ciego, que comenzaba a ver, le respondió: «Veo hombres, como si fueran árboles que caminan».

Job 36:14

Mueren en plena juventud, como se consumen los de vida licenciosa.

Salmo 89:45

Le quitaste su cetro glorioso y derribaste por tierra su trono.

Proverbios 28:24

El que despoja a su padre y a su madre y dice: «Esto no es una falta», es compañero del que destruye.

Génesis 8:21

Cuando el Señor aspiró el aroma agradable, se dijo a sí mismo: «Nunca más volveré a maldecir el suelo por causa del hombre, porque los designios del corazón humano son malos desde su juventud; ni tampoco volveré a castigar a todos los seres vivientes, como acabo de hacerlo.

Romanos 8:28

Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.

1 Reyes 18:12

Pero en cuanto yo me aparte de ti, el espíritu del Señor te llevará quién sabe adónde, y cuando vaya a avisarle a Ajab, él no te encontrará y me matará. Sin embargo, tu servidor teme al Señor desde su juventud.

Mateo 7:12

Todos los que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

Salmo 144:12

Que nuestros hijos sean como plantas, florecientes en plena juventud; que nuestras hijas se asemejen a columnas, esculpidas como las de un palacio.

Romanos 8:31

¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿Quién estará contra nosotros?

Versículos para jóvenes cristianos

1 Corintios 6:11

Algunos de ustedes fueron así, pero ahora han sido purificados, santificados y justiciados en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y por Espíritu de nuestro Dios.

1 Corintios 13:1-6

Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada. El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.

Salmo 103:1-5

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo Nombre; bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias; rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura; él colma tu vida de bienes, y tu juventud se renueva como el águila.

Lamentaciones 3:25-27

[Tet] El Señor es bondadoso con los que esperan en él, con aquellos que lo buscan. Es bueno esperar en silencio la salvación que viene del Señor. Es bueno para el hombre cargar con el yugo desde su juventud.

Lucas 11:9

También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá.

Marcos 12:29-31

Jesús respondió: «El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos».

Job 33:25

Entonces su carne recupera la frescura juvenil y él vuelve a los días de su adolescencia.

2 Reyes 22:1-2

Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó treinta y un años en Jerusalén. Su madre se llamaba Iedidá, hija de Adaías, y era de Boscat. Él hizo lo que recto a los ojos del Señor y siguió en todo el camino de su padre David, sin apartarse ni a la derecha ni a la izquierda.

Jeremías 2:2

Ve a gritar a los oídos de Jerusalén: Así habla el Señor: Recuerdo muy bien la fidelidad de tu juventud, el amor de tus desposorios, cuando me seguías por el desierto, por una tierra sin cultivar.

Isaías 40:29-31

Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Proverbios 1:8-10

Escucha, hijo mío, la instrucción de tu padre y no rechaces la enseñanza de tu madre, porque son una diadema de gracia para tu cabeza y un collar para tu cuello. Hijo mío, si los pecadores intentan seducirte, tú no aceptes.

Hechos 22:9-11

Los que me acompañaban vieron la luz, pero no oyeron la voz del que me hablaba. Yo le pregunté: «¿Qué debo hacer, Señor?». El Señor me dijo: «Levántate y ve a Damasco donde se te dirá lo que debes hacer». Pero como yo no podía ver, a causa del resplandor de esa luz, los que acompañaban me llevaron de la mano hasta damasco.

1 Samuel 2:8

Él levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria; porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas afianzó el mundo.

Salmo 139:14

Te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! Tú conocías hasta el fondo de mi alma

1 Corintios 13:11

Mientras yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño.

2 Timoteo 3:16-17

Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien.

Efesios 6:24

La gracia permanezca con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con un amor incorruptible.

Gálatas 6:9

No nos cansemos de hacer el bien, porque la cosecha llegará a su tiempo si no desfallecemos.

Job 20:11

El vigor juvenil que llenaba sus huesos yace con él en el polvo.

Isaías 54:4

No temas, porque no te avergonzarás: no te sonrojes, porque no serás confundida: olvidarás la ignominia de tu adolescencia y no te acordarás del oprobio de tu viudez.

Josué 1:7-9

Basta que seas fuerte y valiente, para obrar en todo según la Ley que te dio Moisés, mi servidor. No te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, y así tendrás éxito en todas tus empresas. Que el libro de esta Ley nunca se aparte de ti: medítalo día y noche, para obrar fielmente en todo conforme a lo que está escrito en él. Así harás prosperar tus empresas y tendrás éxito. ¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas».

1 Samuel 17:33

Pero Saúl respondió a David: «Tú no puedes batirte con ese filisteo, porque no eres más que un muchacho, y él es un hombre de guerra desde su juventud».

Ezequiel 16:60

Pero yo me acordaré de la alianza que hice contigo en los días de tu juventud y establecerá para ti una alianza eterna.

Santiago 3:1

Hermanos, que no haya mucho entre ustedes que pretendan ser maestros, sabiendo que los que enseñamos seremos juzgados más severamente.

Isaías 41:10

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Proverbios 3:5-6

Confía en el Señor y de todo corazón y no te apoyes en tu propia inteligencia; reconócelo a él en todos sus caminos y él allanará tus senderos.

Job 29:8

Los jóvenes se retiraban al verme, los ancianos se levantaban y permanecían de pie.

Filipenses 4:4-7

Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca. No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la súplica, acompañadas de acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús.

Efesios 4:28-29

El que robaba, que deje de robar y se ponga a trabajar honestamente con sus manos, para poder ayudar al que está necesitado. No profieran palabras inconvenientes; al contrario, que sus palabras sean siempre buenas, para que resulten edificantes cuando sea necesario y hagan bien a aquellos que las escuchan.

Salmo 25:7

[Jet] No recuerdes los pecados ni las rebeldías de mi juventud: por tu bondad, Señor, acuérdate de mi según tu fidelidad.

Versículos de ánimo para jóvenes

Proverbios 4:20-22

Hijo mío, presta atención a lo que te digo, inclina tu oído a mis palabras. Que ellas no se aparten de tus ojos, guárdalas bien dentro de tu corazón, porque son vida para los que las encuentran y salud para todo ser viviente.

Isaías 13:12

Haré a los mortales más escasos que el oro fino, a los hombres, más escasos que el oro de Ofir.

Jeremías 11:22

Por eso, así habla el Señor de los ejércitos: Yo los voy a castigar: sus jóvenes morirán bajo la espada, sus hijos y sus hijas morirán de hambre.

Ezequiel 4:14

Entonces exclamé: ¡Señor, yo nunca he incurrido en impureza! Desde mi infancia hasta el presente, jamás he comido un animal encontrado muerto o despedazado, ni ha entrado carne impura en mi boca.

1 Pedro 5:5-9

De la misma manera, ustedes, los jóvenes, sométanse a los presbíteros. Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes. Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno. Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes. Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos que ustedes.

Salmo 51:10-12

Anúnciame el gozo y la alegría: que se alegren los huesos quebrantados. Aparta tu vista de mis pecados y borra todas mis culpas. Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu.

Isaías 62:5

Como un joven se casa con una virgen, así te desposará el que te reconstruye; y como la esposa es la alegría de su esposo, así serás tú la alegría de tu Dios.

1 Reyes 3:7

Y ahora, Señor, Dios mío, has hecho reinar a tu servidor en lugar de mi padre David, a mí, que soy apenas un muchacho y no sé valerme por mí mismo.

Salmo 71:5

Porque tú, Señor, eres mi esperanza y mi seguridad desde mi juventud.

Efesios 4:14

Así dejaremos de ser niños, sacudidos por las olas y arrastrados por el viento de cualquier doctrina, a merced de la malicia de los hombres y de su astucia para enseñar el error.

Proverbios 8:32-33

Y ahora, hijos, escúchenme: ¡felices los que observan mis caminos! Escuchen la instrucción y sean sabios: ¡no la descuiden!

Proverbios 20:29

La gloria de los jóvenes es su vigor, y el esplendor de los ancianos, los cabellos blancos.

Filipenses 4:13

Yo lo puedo todo en aquel que me conforta.

Mateo 5:28

Pero yo les digo: El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.

Salmo 78:31

La ira de Dios se desató contra ellos: hizo estragos entre los más fuertes y abatió a lo mejor de Israel.

Génesis 46:34

Ustedes responderán: «Tus servidores, desde su juventud hasta ahora, se han dedicado a cuidar el ganado, lo mismo que sus antepasados». Así ustedes podrán establecerse en la región de Gosen, porque los egipcios sienten abominación por todos los pastores».

Salmo 78:63

El fuego devoró a sus jóvenes, y no hubo canto nupcial para sus vírgenes.

Santiago 2:14-17

¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso esa fe puede salvarlo? ¿De qué sirve si uno de ustedes, al ver a un hermano o una hermana desnudos o sin el alimento necesario, les dice: «Vayan en paz, caliéntense y coman», y no les da lo que necesitan para su cuerpo? Lo mismo pasa con la fe: si no va acompañada de las obras, está completamente muerta.

Proverbios 5:18-21

¡Bendita sea tu fuente, y encuentra tu alegría en la mujer de tu juventud, cierva amable, graciosa gacela! Que en todo tiempo te embriaguen sus amores y estés siempre prendado de su afecto. Hijo mío, ¿por qué te dejarás prendar por la mujer ajena y abrazarás los pechos de una extraña? Los caminos del hombre están bajo la mirada del Señor y él tiene en cuenta todos sus senderos.

2 Crónicas 34:1-2

Josías tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó treinta y un años en Jerusalén. Hizo lo que es recto a los ojos del Señor y siguió los caminos de su padre David, sin apartarse ni a la derecha ni a la izquierda.

Isaías 41:6-7

Ellos se ayudan mutuamente y uno dice al otro: «¡Fuerza!». El artesano anima al orfebre; el que forja a martillo, al que golpea el yunque, diciendo de la soldadura: «¡Está bien!». Luego se sujeta al ídolo con clavos, para que no se tambalee.

Hebreos 11:1

Ahora bien, la fe es la garantía de los bienes que se esperan, la plena certeza de las realidades que no se ven.

Juan 1:9

La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.

Proverbios 17:25

Un hijo necio es la tristeza de su padre y la amargura de aquella que lo engendró.

Mateo 11:28-30

Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré. Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana.

Proverbios 23:22

Escucha a tu padre, que te engendró, y no desprecies a tu madre cuando sea vieja.

Filipenses 3:12

Esto no quiere decir que haya alcanzado la meta ni logrado la perfección, pero sigo mi carrera con la esperanza de alcanzarla, habiendo sido yo mismo alcanzado por Cristo Jesús.

2 Crónicas 24:1-2

Joás tenía siete años cuando inició su reinado, y reinó cuarenta años en Jerusalén. Su madre se llamaba Sibia, y era de Berseba. Joás hizo lo que es recto a los ojos del Señor mientras vivió el sacerdote Iehoiadá,

Rut 1:16-17

Pero Rut le respondió: «No insistas en que te abandone y me vuelva, porque yo iré adonde tú vayas y viviré donde tú vivas. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios. Moriré donde tú mueras y allí seré enterrada. Que el Señor me castigue más de lo debido, si logra separarme de ti algo que no sea la muerte».

Malaquías 2:14-15

Y ustedes dicen: «¿Por qué?». Porque el Señor ha sido testigo entre ti y la esposa de tu juventud, a la que tú traicionaste, aunque ella era tu compañera y la mujer de tu alianza. ¿No ha hecho él un solo ser, que tiene carne y espíritu? ¿Y qué busca este único ser? Una descendencia dada por Dios. Tengan cuidado, entonces, de su espíritu y que nadie traicione a la mujer de su juventud.

Salmo 23:1-6

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza. Tú preparas ante mí una mesa, frente a mis enemigos; unges con óleo mi cabeza y mi copa rebosa. Tu bondad y tu gracia me acompañan a lo largo de mi vida; y habitaré en la Casa del Señor, por muy largo tiempo.

Ezequiel 16:22

En medio de todas tus abominaciones y prostituciones, no te acordaste de los días de tu juventud, cuando estabas completamente desnuda, revolcándote en tu sangre.

Deuteronomio 31:6

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni tiemblen ante ellas. Porque el Señor, tu Dios, te acompaña, y él no te abandonará ni te dejará desamparado».

Levítico 19:32

Te levantarás delante del anciano, y serás respetuoso con las personas de edad. Así temerás a tu Dios. Yo soy el Señor.

Jueces 11:36

En cuanto a los edomitas, su frontera se extiende desde la cuesta de Acrabím, a partir de la Roca, y continúa hacia arriba.

Romanos 15:13

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

¿Qué te han parecido estos Versículos para Jóvenes que aparecen en la biblia? En los momentos de enorme de falta de fe, angustia y desesperanza es cuando debemos motivarnos y tomarnos de la mano del Señor. ¿Tienes algún otro versículo bíblico sobre jóvenes y juventud para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario