+106 Versículos de Alegría. Citas bíblicas para recibir el júbilo de Dios.

Te mostramos los versículos de alegría más especiales, en este artículo. Textos bíblicos que te enseñarán a ser más alegre y humilde ante la palabra de Dios con frases de la biblia. También verás las citas y versos que en ella encontramos.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con Versículos de Alegría. Dios nos pide ser felices, orar sin miedo, sin cesar, no tener celos, alejar las envidias, él quiere que busquemos nuestra felicidad en su nombre. Inspírate en estos mensajes de Alegría y amor a Dios.

La alegría y el júbilo están conectados, son la conexión directa con Dios. Los versículos de alegría servirán como recordatorio a los cristianos que están pasando por una temporada díficil, que no debemos flaquear en ningún momento, pues las promesas de Dios siempre nos levantarán del lodo y de donde sea que caigamos, solo debemos confiar y nunca perder la fe.

Versículos de Alegría

Versículos de Alegría. Edición de Versiculos.net. Original por @natsdossantos a través de Twenty20.

La palabra de Dios la podemos descifrar en la biblia y en ella podemos encontrar el sentido de nuestro camino, nuestro aliento y felicidad. La verdadera alegría se encuentra en el sincero agradecimiento por la compasión, la misericordia y la gracia de Dios. Lee e interioriza estos versículos que te llenarán de júbilo y esperanza.

Versículos de Alegría

Filipenses 4:4

Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense.

Santiago 1:2

Hermanos, alégrense profundamente cuando se vean sometidos a cualquier clase de pruebas.

Romanos 15:13

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

Romanos 12:12

Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración.

Romanos 14:17

Después de todo el Reino de Dios no es cuestión de comida o de bebida, sino de justicia, de paz y de gozo en el Espíritu Santo.

Salmo 16:11

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha.

Juan 16:22

También ustedes ahora están tristes, pero yo los volveré a ver, y tendrán una alegría que nadie les podrá quitar.

Gálatas 5:22

Por el contrario, el fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza.

Juan 16:24

Hasta ahora, no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta.

Proverbios 17:22

Un corazón alegre es el mejor remedio, pero el espíritu abatido reseca los huesos.

1 Pedro 1:8-9

Porque ustedes lo aman sin haberlo visto, y creyendo en él sin verlo todavía, se alegran con un gozo indecible y lleno de gloria, seguros de alcanzar el término de esa fe, que es la salvación.

Santiago 1:3-4

Sabiendo que la fe, al ser probada, produce la paciencia. Y la paciencia debe ir acompañada de obras perfectas, a fin de que ustedes lleguen a la perfección y a la madurez, sin que les falte nada.

Proverbios 10:28

La esperanza de los justos es alegre, pero la expectativa de los malvados se desvanecerá.

Salmo 71:23

Mis labios te cantarán jubilosos, y también mi alma, que tú redimiste.

Proverbios 23:24

El padre de un justo se llena de gozo, el que tiene un hijo sabio se alegra por él.

Lucas 15:3-7

Jesús les dijo entonces esta parábola: «Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido”. Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse».

Salmo 30:11

Tú convertiste mi lamento en júbilo, me quitaste el luto y me vestiste de fiesta.

Mateo 2:10

Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría.

Salmo 94:18-19

Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene; cuando estoy cargado de preocupaciones, tus consuelos me llenan de alegría.

1 Juan 1:4

A una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera, que ustedes tienen reservada en el cielo.

1 Tesalonicenses 5:16-18

Estén siempre alegres. Oren sin cesar. Den gracias a Dios en toda ocasión: esto es lo que Dios quiere de todos ustedes, en Cristo Jesús.

Salmo 51:12

No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu.

Lucas 2:8-11

En esa región acampaban unos pastores, que vigilaban por turno sus rebaños durante la noche. De pronto, se les apareció el Ángel del Señor y la gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos sintieron un gran temor, pero el Ángel les dijo: «No teman, porque les traigo una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo: Hoy, en la ciudad de David, les ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor.

Salmo 37:4

Que el Señor sea tu único deleite, y él colmará los deseos de tu corazón.

Filipenses 2:1-2

Si la exhortación en nombre de Cristo tiene algún valor, si algo vale el consuelo que brota del amor o la comunión en el Espíritu, o la ternura y la compasión, les ruego que hagan perfecta mi alegría, permaneciendo buen unidos. Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento.

Hechos 13:52

Los discípulos, por su parte, quedaron llenos de alegría y del Espíritu Santo.

Salmo 4:7

Pero tú has puesto en mi corazón más alegría que cuando abundan el trigo y el vino.

Romanos 12:15

Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran.

Isaías 61:10

Yo desbordo de alegría en el Señor, mi alma se regocija en mi Dios. Porque él me vistió con las vestiduras de la salvación y me envolvió con el manto de la justicia, como un esposo que se ajusta la diadema y como una esposa que se adorna con sus joyas.

Ester 8:17

En cada provincia y en cada ciudad, a medida que iba llegando la orden del rey y su decreto, los judíos se sentían desbordantes de gozo y alegría, y celebraban banquetes y fiestas. Y muchos entre la gente del país se profesaban judíos, porque el temor a los judíos se había apoderado de ellos.

1 Reyes 8:66

Al octavo día, Salomón despidió al pueblo. Ellos bendijeron al rey y se fueron a sus campamentos, con el corazón desbordante de alegría por todo el bien que el Señor había hecho a su servidor David y a su pueblo Israel.

Judas 1:24-25

A aquel que puede preservarlos de toda caída y hacerlos comparecer sin mancha y con alegría en la presencia de su gloria, al único Dios que es nuestro Salvador, por medio de Jesucristo nuestro Señor, sea la gloria, el honor, la fuerza y el poder, desde antes de todos los tiempos, ahora y para siempre. Amén.

1 Timoteo 6:17

A los ricos de este mundo, recomiéndales que no sean orgullosos. Que no pongan su confianza en la inseguridad de las riquezas, sino en Dios, que nos provee de todas las cosas en abundancia a fin de que las disfrutemos.

Eclesiastés 9:7

Ve, entonces, come tu pan con alegría y bebe tranquilamente tu vino, porque a Dios ya le agradaron tus obras.

1 Reyes 1:40

Después, todo el pueblo volvió a subir detrás de él, al son de las flautas y dando tales señales de alegría, que la tierra parecía estallar bajo sus gritos.

Versículos de Alegría y Gozo

Juan 3:28-29

Ustedes mismos son testigos de que he dicho: “Yo no soy el Mesías, pero he sido enviado delante de él”. En las bodas, el que se casa es el esposo; pero el amigo del esposo, que está allí y lo escucha, se llena de alegría al oír su voz. Por eso mi gozo es ahora perfecto.

1 Tesalonicenses 3:9

¿Cómo podremos dar gracias a Dios por ustedes, por todo el gozo que nos hacen sentir en la presencia de nuestro Dios?

1 Crónicas 16:26-28

Los dioses de los pueblos no son más que apariencia, pero el Señor hizo el cielo; en su presencia hay esplendor y majestad, en su Santuario, poder y alegría. Aclamen al Señor, familias de los pueblos, aclamen la gloria y el poder del Señor.

Salmo 47:1

Los nobles de los pueblos se reúnen con el pueblo del Dios de Abraham: de Dios son los poderosos de la tierra, y él se ha elevado inmensamente.

Lucas 2:16-20

Fueron rápidamente y encontraron a María, a José, y al recién nacido acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron admirados de que decían los pastores. Mientras tanto, María conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme al anuncio que habían recibido.

Filipenses 1:4-5

Siempre y en todas mis oraciones pido con alegría por todos ustedes, pensando en la colaboración que prestaron a la difusión del Evangelio, desde el comienzo hasta ahora.

Juan 17:13

Pero ahora voy a ti, y digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos y su gozo sea perfecto.

Lucas 10:17

Los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre».

Jeremías 15:16

Cuando se presentaban tus palabras, yo las devoraba, tus palabras eran mi gozo y la alegría de mi corazón, porque yo soy llamado con tu Nombre, Señor, Dios de los ejércitos.

Salmo 30:5

Porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría.

2 Corintios 7:4

Yo siempre les hablo con toda franqueza y tengo sobrados motivos para gloriarme de ustedes. Esto me llena de consuelo y me da una inmensa alegría en medio de todas las tribulaciones.

Salmo 126:2-3

Nuestra boca se llenó de risas y nuestros labios, de canciones. Hasta los mismos paganos decían: «¡El Señor hizo por ellos grandes cosas!». ¡Grandes cosas hizo el Señor por nosotros y estamos rebosantes de alegría!

2 Samuel 6:21

Pero David replicó a Mical: «Lo hice delante del Señor, que me eligió en lugar de tu padre y de toda su casa, para constituirme jefe del pueblo del Señor, de Israel. He bailado ante el Señor.

Salmo 19:8

Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos.

Isaías 55:12

Sí, ustedes saldrán gozosamente y serán conducidos en paz; al paso de ustedes, las montañas y las colinas prorrumpirán en gritos de alegría, y aplaudirán todos los árboles del campo.

Filemón 1:7

Por mi parte, yo he experimentado una gran alegría y me he sentido reconfortado por tu amor, viendo como tú, querido hermano aliviabas las necesidades de los santos

Salmo 5:11

Así se alegrarán los que en ti se refugian y siempre cantarán jubilosos; tú proteges a los que aman tu Nombre, y ellos se llenarán de gozo.

2 Corintios 6:10

Como tristes, aunque estamos siempre alegres; como pobres, aunque enriquecemos a muchos; como gente que no tiene nada, aunque lo poseemos todo.

2 Corintios 1:24

Porque no pretendemos imponer nuestro dominio sobre la fe de ustedes, ya que ustedes permanecen firmes en la fe: lo que queremos es aumentarles el gozo.

3 Juan 1:3-4

Me alegré mucho cuando llegaron algunos hermanos y dieron testimonio de tu adhesión a la verdad, porque efectivamente tú vives de acuerdo con ella, y mi mayor alegría es saber que mis hijos viven en la verdad.

Salmo 70:4

Que vuelvan la espalda avergonzados los que se ríen de mí.

Nehemías 8:10

Después añadió: «Ya pueden retirarse; coman bien, beban un buen vino y manden una porción al que no tiene nada preparado, porque este es un día consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, porque la alegría en el Señor es la fortaleza de ustedes».

2 Corintios 12:10

Por eso, me complazco en mis debilidades, en los oprobios, en las privaciones, en las persecuciones y en las angustias soportadas por amor de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Colosenses 1:11

Fortalecidos plenamente con el poder de su gloria, adquirirán una verdadera firmeza y constancia de ánimo.

Nehemías 12:43

Aquel día, se ofrecieron grandes sacrificios y hubo mucha alegría, porque Dios les había dado un gran motivo de gozo. También las mujeres y los niños compartían la alegría, y el regocijo de Jerusalén se oía desde lejos.

Salmo 90:14

Alégranos por los días en que nos afligiste, por los años en que soportamos la desgracia.

Esdras 6:22

Durante siete días celebraron alegremente la fiesta de los Acimos, porque el Señor los había llenado de gozo haciendo cambiar la actitud del rey de Asiria hacia ellos, a fin de fortalecer sus manos en los trabajos de la Casa de Dios, el Dios de Israel.

Salmo 119:143

Cuando me asalta la angustia y la opresión, tus mandamientos son toda mi alegría.

Isaías 35:10

Volverán los rescatados por el Señor; y entrarán en Sión con gritos de júbilo, coronados de una alegría perpetua: los acompañarán el gozo y la alegría, la tristeza y los gemidos se alejarán.

Salmo 27:6

Por eso tengo erguida mi cabeza frente al enemigo que me hostiga; ofreceré en su Carpa sacrificios jubilosos, y cantaré himnos al Señor.

Isaías 12:1-6

Tú dirás en aquel día: Te doy gracias, Señor, porque te habías irritado contra mí, pero se ha apartado tu ira y me has consolado. Este es el Dios de mi salvación: yo tengo confianza y no temo, porque el Señor es mi fuerza y mi protección; él fue mi salvación. Ustedes sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación. Y dirán en aquel día: Den gracias al Señor, invoquen su Nombre, anuncien entre los pueblos sus proezas, proclamen qué sublime es su Nombre Canten al Señor porque ha hecho algo grandioso: ¡que sea conocido en toda la tierra! ¡Aclama y grita de alegría. habitante de Sión, porque es grande en medio de ti el Santo de Israel!

Salmo 21:6

Le concedes incesantes bendiciones, lo colmas de alegría en tu presencia.

Juan 16:33

Les digo esto para que encuentren la paz en mí. En el mundo tendrán que sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo».

Salmo 105:43

E hizo salir a su pueblo con alegría, a sus elegidos, entre cantos de triunfo.

Jeremías 29:11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Versículos de Alegría, Júbilo y bendición en nombre de Dios

Lucas 15:8-10

Y les dijo también: «Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido”. Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte».

Hebreos 12:1-3

Por lo tanto, ya que estamos rodeados de una verdadera nube de testigos, despojémonos de todo lo que nos estorba, en especial del pecado, que siempre nos asedia, y corramos resueltamente al combate que se nos presenta. Fijemos la mirada en el iniciador y consumador de nuestra fe, en Jesús, el cual, en lugar del gozo que se les ofrecía, soportó la cruz sin tener en cuenta la infamia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Piensen en aquel que sufrió semejante hostilidad por parte de los pecadores, y así no se dejarán abatir por el desaliento.

Salmo 33:21

Nuestro corazón se regocija en él: nosotros confiamos en su santo Nombre.

Romanos 15:32

Así tendré la alegría de ir a verlos, y si Dios quiere, podré descansar un poco entre ustedes.

Lucas 1:47

Y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi salvador.

Salmo 28:7

El Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón confía en él. Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: por eso le daré gracias con mi canto.

Sofonías 3:17

¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! El exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría.

Salmo 32:11

¡Alégrense en el Señor, regocíjense los justos! ¡Canten jubilosos los rectos de corazón!

1 Pedro 4:12-13

Queridos míos, no se extrañen de la violencia que se ha desatado contra ustedes para ponerlos a prueba, como si les sucediera algo extraordinario. Alégrense en la medida en que puedan compartir los sufrimientos de Cristo. Así, cuando se manifieste su gloria, ustedes también desbordarán de gozo y de alegría.

Salmo 119:111

Tus prescripciones son mi herencia para siempre, porque alegran mi corazón.

1 Tesalonicenses 2:17-20

En cuanto a nosotros, hermanos –físicamente separados de ustedes por un tiempo, aunque no de corazón– sentimos un ardiente y vivísimo deseo de volver a verlos. Por eso quisimos ir hasta allí; yo mismo, Pablo, lo intenté varias veces, pero Satanás me lo impidió. ¿Quién sino ustedes, son nuestra esperanza, nuestro gozo y la corona de la que estaremos orgullosos delante de nuestro Señor Jesús, el Día de su Venida? ¡Sí, ustedes son nuestra gloria y nuestro gozo!

Hechos 2:28

Tú me has hecho conocer los caminos de la vida y me llenarás de gozo en tu presencia.

Salmo 97:11

Alégrense, justos, en el Señor y alaben su santo Nombre.

Juan 20:19

Al atardecer de ese mismo día, el primero de la semana, estando cerradas las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, por temor a los judíos, llegó Jesús y poniéndose en medio de ellos, les dijo: «¡La paz esté con ustedes!».

Eclesiastés 2:26

Porque al que es de su agrado él le da sabiduría, ciencia y alegría; al pecador, en cambio, lo ocupa en amontonar y atesorar para dárselo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y correr tras el viento.

Salmo 68:3

Pero los justos se regocijan, gritan de gozo delante de Dios y se llenan de alegría.

Salmo 119:14

Me alegro de cumplir tus prescripciones, más que de todas las riquezas.

1 Tesalonicenses 1:6-7

Y ustedes, a su vez, imitaron nuestro ejemplo y el del Señor, recibiendo la Palabra en medio de muchas dificultades, con la alegría que da el Espíritu Santo. Así llegaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya.

Salmo 118:22-24

La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Esto ha sido hecho por el Señor y es admirable a nuestros ojos. Este es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él.

Habacuc 3:17-19

Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes obraron por ignorancia, lo mismo que sus jefes. Pero así, Dios cumplió lo que había anunciado por medio de todos los profetas: que su Mesías debía padecer. Por lo tanto, hagan penitencia y conviértanse, para que sus pecados sean perdonados.

Salmo 100:1-2

Sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta él con cantos jubilosos. 3 Reconozcan que el Señor es Dios: él nos hizo y a él pertenecemos; somos su pueblo y ovejas de su rebaño.

Lucas 24:52

Los discípulos, que se habían postrado delante de él, volvieron a Jerusalén con gran alegría.

Salmo 51:8

Purifícame con el hisopo y quedaré limpio; lávame, y quedaré más blanco que la nieve.

1 Samuel 18:6

A su regreso, después que David derrotó al filisteo, las mujeres de todas las ciudades de Israel salían a recibir al rey Saúl, cantando y bailando, al son jubiloso de tamboriles y triángulos.

Salmo 126:5-6

Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre canciones. El sembrador va llorando cuando esparce la semilla, pero vuelve cantando cuando trae las gavillas.

Romanos 5:11

Y esto no es todo: nosotros nos gloriamos en Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien desde ahora hemos recibido la reconciliación.

Salmo 16:9

Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro.

Isaías 9:3

Porque el yugo que pesaba sobre él, la barra sobre su espalda y el palo de su carcelero, todo eso lo has destrozado como en el día de Madián.

Salmo 95:1-2

¡Lleguemos hasta él dándole gracias, aclamemos con música al Señor! 3 Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses.

2 Juan 1:12

Tendría muchas otras cosas que escribirles, pero no quise hacerlo por carta, porque espero ir a verlos para hablar con ustedes personalmente, a fin de que nuestra alegría sea completa.

Salmo 92:4

Tú me alegras, Señor, con tus acciones, cantaré jubiloso por la obra de tus manos.

2 Corintios 8:1-2

Ahora, hermanos, queremos informarles acerca de la gracia que Dios ha concedido a las Iglesias de Macedonia. Porque, a pesar de las grandes tribulaciones con que fueron probadas, la abundancia de su gozo y su extrema pobreza han desbordado en tesoros de generosidad.

Mateo 25:21

“Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor”.

Hebreos 13:17

Obedezcan con docilidad a quienes los dirigen, porque ellos se desvelan por ustedes, como quien tiene que dar cuenta. Así ellos podrán cumplir su deber con alegría y no penosamente, lo cual no les reportaría a ustedes ningún provecho.

Juan 15:11

Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.

Proverbios 15:23

Es un placer para el hombre dar una buena respuesta, ¡y qué buena es una palabra oportuna!

¿Qué te han parecido estos Versículos de Alegría que aparecen en la biblia? No hay nada que nos llene tanto como la palabra de Dios. En los momentos difíciles es cuando más debemos aprovechar sus promesas para ayudarnos y vivir en júbilo y adoración. ¿Tienes algún otro versículo bíblico de Alegría para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario