+75 Versículos sobre el Perdón en la Biblia. Citas bíblicas de perdón.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con versículos sobre el Perdón, para que en momentos de angustia, sepas que Dios nos perdona y nos pide humildad antes las adversidades. Inspírate con estos mensajes de perdón y amor en la biblia.

Para la mayoría de las personas, perdonar es una tarea difícil. La gente actúa de manera que puede ofendernos en la vida cotidiana. Aunque pueda parecer normal y humano guardar rencor, la Biblia nos enseña a perdonar. Practicar el perdón nos ayudará a fortalecer nuestra salud mental y física. Pero, ¿Cómo podemos aprender a perdonar de la forma más sincera y sentir la paz que conlleva?

Versículos sobre el Perdón

Versículos sobre el Perdón. Edición de Versiculos.net. Original por @Nastyaofly a través de Twenty20.

La lectura de estos versículos bíblicos sobre el perdón te ayudarán a perdonar a los demás y te recordará que todos hemos sido perdonados gracias al sacrificio de Jesús en la cruz.

Perdonar no se trata de olvidar todo lo que nos han hecho o todo lo que nos ha causado dolor; el perdón es el acto de dejar de lado la necesidad de buscar venganza o de hacer pagar a otros por el daño que te han hecho a ti o a alguien que te importa. El perdón es beneficioso porque te libera de la carga del odio y la ira, permitiéndote recuperarte completamente del dolor que has experimentado.

El perdón es caminar en el sendero de la verdad y la vida. Te mostramos algunos versículos para el Perdón, que te ayudarán a encaminarte en la tranquilidad y en la palabra de Dios.

Versículos sobre el Perdón

Efesios 4:32

Por el contrario, sean mutuamente buenos y compasivos, perdonándose los unos a los otros como Dios los ha perdonado en Cristo.

Marcos 11:25

Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien, perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas».

1 Juan 1:8-10

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos pasar por mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Mateo 6:14-15

Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes.

Mateo 18:21-22

Entonces se adelantó Pedro y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Mateo 6:14-15

Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes.

Lucas 6:37

No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.

Colosenses 3:12-13

Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo.

Lucas 6:27

Pero yo les digo a ustedes que me escuchan: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian.

Salmo 32:5

Pero yo reconocí mi pecado, no te escondí mi culpa, pensando: «Confesaré mis faltas al Señor». ¡Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado!

Lucas 23:33-34

Cuando llegaron al lugar llamado «del Cráneo», lo crucificaron junto con los malhechores, uno a su derecha y el otro a su izquierda. Jesús decía: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Después se repartieron sus vestiduras, sorteándolas entre ellos.

Juan 3:16-17

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

Hechos 2:38

Pedro les respondió: «Conviértanse y háganse bautizar en el nombre de Jesucristo para que les sean perdonados los pecados, y así recibirán el don del Espíritu Santo.

Hechos 7:59-60

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba, diciendo: «Señor Jesús, recibe mi espíritu». Después, poniéndose de rodillas, exclamó en alta voz: «Señor, no les tengas en cuenta este pecado». Y al decir esto, expiró.

Proverbios 10:12

El odio provoca altercados, pero el amor cubre todas las faltas.

Mateo 6:12

Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido.

Lucas 7:44-50

Y volviéndose hacia la mujer, dijo de Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y tú no derramaste agua sobre mis pies; en cambio, ella los bañó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos. Tú no me besaste; ella, en cambio, desde que entré, no cesó de besar mis pies. Tú no ungiste mi cabeza; ella derramó perfume sobre mis pies. Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor. Pero aquel a quien se le perdona poco, demuestra poco amor». Después dijo a la mujer: «Tus pecados te son perdonados». Los invitados pensaron: «¿Quién es este hombre, que llega hasta perdonar los pecados?». Pero Jesús dijo a la mujer: «Tu fe te ha salvado, vete en paz».

Isaías 1:18

Vengan, y discutamos –dice el Señor– Aunque sus pecado sean como la escarlata, se volverán blancos como la nieve; aunque sean rojos como la púrpura, serán como la lana.

Proverbios 25:21

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber.

Hechos 10:43

Todos los profetas dan testimonio de él, declarando que los que creen en él reciben el perdón de los pecados, en virtud de su Nombre».

Mateo 5:23-24

Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Salmo 65:3

Así te bendeciré mientras viva y alzaré mis manos en tu Nombre.

Romanos 7:1

¿Acaso ustedes ignoran, hermanos –hablo a gente que entiende de leyes– que el hombre está sujeto a la ley únicamente mientras vive?

Mateo 12:31

Por eso les digo que todo pecado o blasfemia se les perdonará a los hombres, pero la blasfemia contra el Espíritu no será perdonada.

Salmo 130:4

Pero en ti se encuentra el perdón, para que seas temido.

Versículos sobre el perdón de Dios

Romanos 6:23

Porque el salario del pecado es la muerte, mientras que el don gratuito de Dios es la Vida eterna, en Cristo Jesús, nuestro Señor.

Isaías 53:5

Él fue traspasado por nuestras rebeldías y triturado por nuestras iniquidades. El castigo que nos da la paz recayó sobre él y por sus heridas fuimos sanados.

Hechos 17:30

Pero ha llegado el momento en que Dios, pasando por alto el tiempo de la ignorancia, manda a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan.

Juan 8:7

Como insistían, se enderezó y les dijo: «El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra».

Proverbios 15:1

Una respuesta suave aplaca la ira, una palabra hiriente exacerba el furor.

Números 14:19-21

Perdona, por favor, la culpa de este pueblo según tu gran misericordia y como lo has venido tolerando desde Egipto hasta aquí». El Señor respondió: «Lo perdono, como tú me lo has pedido. Sin embargo –tan cierto como que yo vivo, y que la gloria del Señor llena toda la tierra.

Ezequiel 11:19

Yo les daré otro corazón y pondré dentro de ellos un espíritu nuevo: arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne.

Lucas 5:20

Al ver su fe, Jesús le dijo: «Hombre, tus pecados te son perdonados».

Salmo 32:1

¡Feliz el que ha sido absuelto de su pecado y liberado de su falta!

Efesios 2:8

Porque ustedes han sido salvados por su gracia, mediante la fe. Esto no proviene de ustedes, sino que es un don de Dios.

Joel 2:13

No se atropellan entre sí, cada uno va por su línea; arremeten en medio de las flechas, sin romper la formación.

Gálatas 6:1

Hermanos, si alguien es sorprendido en alguna falta, ustedes, los que están animados por el Espíritu, corríjanlo con dulzura. Piensa que también tú puedes ser tentado.

Jeremías 31:34

Y ya no tendrán que enseñarse mutuamente, diciéndose el uno al otro: «Conozcan al Señor». Porque todos me conocerán, del más pequeño al más grande. Porque yo habré perdonado su iniquidad y no me acordaré más de su pecado.

Romanos 4:5

Pero al que no hace nada, sino que cree en aquel que justifica al impío, se le tiene en cuenta la fe para su justificación.

1 Juan 2:2

Él es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

Romanos 3:23

Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios,

Daniel 9:9

¡Al Señor, nuestro Dios, la misericordia y el perdón, porque nos hemos rebelado contra él!

1 Juan 2:12

Hijos, les escribo porque sus pecados han sido perdonados por el nombre de Jesús.

Hebreos 10:17

Y no me acordaré más de sus pecados ni de sus iniquidades”.

Salmo 103:10-14

No nos trata según nuestros pecados ni nos paga conforme a nuestras culpas. Cuanto se alza el cielo sobre la tierra, así de inmenso es su amor por os que lo temen; cuanto dista el oriente del occidente, así aparta de nosotros nuestros pecados. Como un padre cariñoso con sus hijos, así es cariñoso el Señor con sus fieles; él conoce de qué estamos hechos, sabe muy bien que no somos más que polvo.

Mateo 5:7

Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.

Mateo 5:44

Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores.

Hechos 3:19

Por lo tanto, hagan penitencia y conviértanse, para que sus pecados sean perdonados.

Salmo 86:5

Tú, Señor, eres bueno e indulgente, rico en misericordia con aquellos que te invocan.

Proverbios 17:9

El que disimula una ofensa cultiva la amistad, volver sobre la cosa separa del amigo.

Versículos sobre el Perdón al Prójimo

Romanos 12:20

Y en otra parte está escrito: Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Haciendo esto, amontonarás carbones encendidos sobre su cabeza.

Salmo 40:3

Me sacó de la fosa infernal, del barro cenagoso; afianzó mis pies sobre la roca y afirmó mis pasos.

2 Crónicas 7:14

Si mi pueblo, el que es llamado con mi Nombre, se humilla y suplica, si busca mi rostro y se convierte de sus malos caminos, yo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y haré que su país se restablezca.

Hechos 22:16

Y ahora, ¿Qué esperas? Levántate, recibe el bautismo y purifícate de tus pecados, invocando su Nombre».

Mateo 18:15

Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.

1 Pedro 3:9

No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones, porque ustedes mismos están llamados a heredar una bendición.

Salmo 51:2-5

Cuando el profeta Natán lo visitó, después que aquel se había unido a Betsabé. ¡Ten piedad de mí, oh Dios, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí.

1 Pedro 1:3

Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en su gran misericordia, nos hizo renacer, por la resurrección de Jesucristo, a una esperanza viva.

Lucas 17:3-4

Por lo tanto, ¡tengan cuidado! Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca siete veces al día contra ti, y otras tantas vuelve a ti, diciendo: «Me arrepiento», perdónalo».

Santiago 5:14-16

Si está enfermo, que llame a los presbíteros de la Iglesia, para que oren por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración que nace de la fe salvará al enfermo, el Señor lo aliviará, y si tuviera pecados, le serán perdonados. Confiesen mutuamente sus pecados y oren los unos por los otros, para ser curados. La oración perseverante del justo es poderosa.

1 Pedro 4:8

Sobre todo, ámense profundamente los unos a los otros, porque el amor cubre todos los pecados.

Efesios 1:7-8

En él hemos sido redimidos por su sangre y hemos recibido el perdón de los pecados, según la riqueza de su gracia, que Dios derramó sobre nosotros, dándonos toda sabiduría y entendimiento.

Isaías 55:7

Que el malvado abandone su camino y el hombre perverso, sus pensamientos; que vuelva el Señor, y él le tendrá compasión, a nuestro Dios, que es generoso en perdonar.

1 Juan 2:1

Hijos míos, les he escrito estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca, tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo.

Romanos 8:1

Por lo tanto, ya no hay condenación para aquellos que viven unidos a Cristo Jesús.

2 Corintios 5:17

El que vive en Cristo es una nueva criatura: lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente.

Mateo 26:28

Porque esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos para la remisión de los pecados.

1 Corintios 10:13

Hasta ahora, ustedes no tuvieron tentaciones que superen sus fuerzas humanas. Dios es fiel, y él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla.

Juan 13:34

Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.

Colosenses 1:13-14

Porque él nos libró del poder de las tinieblas y nos hizo entrar en el Reino de su Hijo muy querido, en quien tenemos la redención y el perdón de los pecados.

Proverbios 28:13

El que encubre sus delitos no prosperará, pero el que los confiesa y abandona, obtendrá misericordia.

Eclesiastés 7:20

No hay un hombre justo sobre la tierra que haga el bien sin pecar jamás.

Isaías 43:25-26

Pero soy yo, sólo yo, el que borro tus crímenes por consideración a mí, y ya no me acordaré de tus pecados. Interpélame, y vayamos juntos a juicio: alega tú mismo para justificarte.

Miqueas 7:18-19

¿Qué dios es como tú, que perdonas la falta y pasas por alto la rebeldía del resto de tu herencia? El no mantiene su ira para siempre, porque ama la fidelidad. Él volverá a compadecerse de nosotros y pisoteará nuestras faltas. Tú arrojarás en lo más profundo del mar todos nuestros pecados.

Hebreos 8:12

Porque yo perdonaré sus iniquidades y no me acordaré más de sus pecados”.

¿Qué te han parecido estos Versículos sobre el Perdón que aparecen en la biblia? Sabemos que pedir perdón o ceder el perdón no es una decisión fácil, es por ello muy importante que nos ayudemos de la palabra de Dios; el que siempre nos muestra el camino correcto. ¿Tienes algún otro versículo bíblico sobre el perdón para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario