+60 Versículos sobre la Prosperidad. Citas bíblicas para pedir la abundancia de Dios.

En este artículo, hemos compilado los versículos de Prosperidad, más importantes. Textos bíblicos que llenarán tu vida y tu alma de prosperidad, todo con frases de la biblia. Conoce los versos y citas que en ella aparecen.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con Versículos sobre la Prosperidad. Para pedir a Dios que nos de el éxito victorioso de su amor, de la unión familiar y de un trabajo digno y estable. Inspírate con estos Versículos sobre la Prosperidad, para que sea la palabra y la misericordia de Dios lo que mantenga tu vida en paz y agradecimiento.

La prosperidad es una palabra muy amplia y que puede detonar el éxito de nuestra vida. Pero el verdadero éxito, es el de seguir el camino de Dios, tener una fe fortalecida, una familia unida, salud, trabajo y una vida estable económica y emocionalmente. Pero también sabemos que no es fácil mantener todas estas piezas unidas, por ello te mostramos estos Versículos sobre la Prosperidad, para que la palabra de Dios, sea ese aliento para seguir adelante y no decaer.

Versículos sobre la Prosperidad

Versículos sobre la Prosperidad. Foto por choreograph. Envato.

Versículos de Prosperidad Espiritual

Deuteronomio 8:18

Acuérdate del Señor, tu Dios, porque él te da la fuerza necesaria para que alcances esa prosperidad, a fin de confirmar la alianza que juró a tus padres, como de hecho hoy sucede.

Jeremías 29:11

Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza.

Filipenses 4:19

Dios colmará con magnificencia todas las necesidades de ustedes, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús.

Malaquías 3:10

Lleven el diezmo íntegro a la casa del Tesoro, para que haya alimento en mi Casa. Sométanme a esta prueba, dice el Señor de los ejércitos, y verán si no les abro las compuertas del cielo y derramo para ustedes la bendición en abundancia.

3 Juan 1:2

Querido hermano, ruego a Dios que te encuentre perfectamente bien y que goces de buena saluda en tu cuerpo, como la tienes en tu alma.

Josué 1:8-9

Que el libro de esta Ley nunca se aparte de ti: medítalo día y noche, para obrar fielmente en todo conforme a lo que está escrito en él. Así harás prosperar tus empresas y tendrás éxito. ¿Acaso no soy yo el que te ordeno que seas fuerte y valiente? No temas ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas».

Salmo 128:2

Comerás del fruto de tu trabajo, serás feliz y todo te irá bien.

2 Corintios 9:8

Por otra parte, Dios tiene poder para colmarlos de todos sus dones, a fin de que siempre tengan lo que les hace falta, y aún les sobre para hacer toda clase de buenas obras.

Salmo 118:1-2

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! Que lo diga el pueblo de Israel: ¡es eterno su amor!

Jeremías 17:10

Yo, el Señor, sondeo el corazón y examino las entrañas, para dar a cada uno según su conducta, según el fruto de sus acciones.

Salmo 39:7

Pasa lo mismo que una sombra; se inquieta por cosas fugaces y atesora sin saber para quién.

1 Reyes 2:3

Observa las prescripciones del Señor, tu Dios, siguiendo sus caminos, observando sus preceptos, sus mandamientos, sus leyes y sus instrucciones, según lo que está escrito en la Ley de Moisés. Así prosperarás en todo lo que hagas y en todo lo que emprendas,

Eclesiastés 7:14

Disfruta de los días felices y en los días adversos, reflexiona: Dios hizo que se sucedan unos a otros, de manera que el hombre no descubra nada de lo que vendrá después de él.

Salmo 24:1

Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y todos sus habitantes.

Nehemías 2:20

Yo, por mi parte, les respondí: «El Dios del cielo nos coronará con el éxito. Nosotros, sus servidores, nos pondremos a trabajar. Ustedes, en cambio, no tienen parte, ni derechos, ni recuerdos en Jerusalén».

Efesios 3:20

¡A aquel que es capaz de hacer infinitamente más de lo que podemos pedir o pensar, por el poder que obra en nosotros.

Isaías 48:17

Así habla el Señor, tu redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor, tu Dios, el que te instruye para tu provecho, el que te guía por el camino que debes seguir.

Juan 15:5

Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.

Génesis 15:1

Después de estos acontecimientos, la palabra del Señor llegó a Abram en una visión, en estos términos: «No temas, Abram. Yo soy para ti un escudo. Tu recompensa será muy grande».

Proverbios 28:8

El que acrecienta su fortuna con usura e interés la acumula para el que se compadece de los pobres.

Versículos de Prosperidad Financiera

2 Corintios 8:9

Ya conocen la generosidad de nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza.

Salmo 34:8-10

¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en él se refugian! Teman al Señor, todos sus santos, porque nada faltará a los que lo temen. Los ricos se empobrecen y sufren hambre, pero los que buscan al Señor no carecen de nada.

Proverbios 10:22

La bendición del Señor es la que enriquece, y nada le añade nuestro esfuerzo.

Proverbios 13:4

El perezoso codicia y su deseo es vano, pero el deseo de los laboriosos será colmado.

Job 22:23-27

Si vuelves al Todopoderoso con humildad y alejas de tu carpa la injusticia; si arrojas el oro en el polvo y el oro de Ofir entre las piedras del torrente, entonces el Todopoderoso será tu oro, él será un montón de plata para ti. En el Todopoderoso estará tu deleite y levantarás tu rostro hacia Dios. Tú le suplicarás y él te escuchará, y podrás cumplir tus votos.

Salmo 40:17

Yo soy pobre y miserable, pero el Señor piensa en mí; tú eres mi ayuda y mi libertador, ¡no tardes, Dios mío!

Isaías 1:19

Si están dispuestos a escuchar, comerán los bienes del país.

Mateo 25:15

A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida.

Salmo 9:18

Porque el pobre no será olvidado para siempre ni se malogra eternamente la esperanza del humilde.

Proverbios 22:4

Premio de la humildad son el temor del Señor, la riqueza, el honor y la vida.

Isaías 60:5

Al ver esto, estarás radiante, palpitará y se ensanchará tu corazón, porque se volcarán sobre ti los tesoros del mar y las riquezas de las naciones llegarán hasta ti.

Mateo 6:24

Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero.

Oseas 4:7

Todos, sin excepción, pecaron contra mí, cambiaron su Gloria por la Ignominia.

2 Pedro 1:3

Su poder divino, en efecto, nos ha concedido gratuitamente todo lo necesario para la vida y la piedad, haciéndonos conocer a aquel que nos llamó por la fuerza de su propia gloria.

Oseas 13:6

Al llegar a sus campos de pastoreo, ellos se saciaron; y una vez saciados, se enorgulleció su corazón;: por eso se olvidaron de mí.

Salmo 1:3

El es como un árbol plantado al borde de las aguas, que produce fruto a su debido tiempo, y cuyas hojas nunca se marchitan: todo lo que haga le saldrá bien.

2 Crónicas 20:20

El día siguiente, muy de madrugada, salieron hacia el desierto de Técoa. Mientras salían, Josafat se puso de pie y dijo: «¡Escuche, Judá y habitantes de Jerusalén! Tengan confianza en el Señor, nuestro Dios, y estarán seguros; confíen en sus profetas y triunfarán».

Génesis 33:11

Toma el obsequio que te ha sido presentado, porque Dios me ha favorecido y yo tengo todo lo necesario». Y ante tanta insistencia, Esaú aceptó.

1 Pedro 1:7

Así, la fe de ustedes, una vez puesta a prueba, será mucho más valiosa que el oro perecedero purificado por el fuego, y se convertirá en motivo de alabanza, de gloria y de honor el día de la Revelación de Jesucristo.

Hebreos 13:5

No se dejen llevar de la avaricia, y conténtense con lo que tienen, porque el mismo Dios ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré.

Versículos de Prosperidad y Salud

Mateo 10:8

Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente.

Salmo 84:11

Porque el Señor es sol y escudo; Dios da la gracia y la gloria, y no niega sus bienes a los que proceden con rectitud.

1 Crónicas 4:10

Iabés invocó al Dios de Israel, exclamando: «Si me bendices verdaderamente, ensancharás mis fronteras, tu mano estará conmigo y alejarás el mal para que desaparezca mi aflicción». Y Dios le concedió lo que él había pedido.

Salmo 37:4

Que el Señor sea tu único deleite, y él colmará los deseos de tu corazón.

Deuteronomio 15:10

Cuando le des algo, lo harás de buena gana. Así el Señor te bendecirá en todas tus obras y en todas las empresas que realices.

Salmo 35:27

Canten, en cambio, y alégrense, los que desean mi triunfo; los que desean mi felicidad, repitan siempre: «¡Qué grande es el Señor que en la paz de su siervo se complace!».

Job 36:11

Si ellos escuchan y se someten, acaban sus días prósperamente y sus años en medio de delicias.

2 Crónicas 31:21

En todas las obras que emprendió por el servicio de la Casa de Dios, por la Ley y los mandamientos, obró buscando a Dios de todo corazón, y tuvo éxito.

Efesios 6:13

Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.

Proverbios 28:25

El hombre ambicioso siembra discordias, el que confía en el Señor tendrá prosperidad.

Mateo 6:33

Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.

Zacarías 9:12

Vuelvan a la plaza fuerte, cautivos llenos de esperanza. Sí, hoy mismo lo declaro: yo te daré una doble compensación.

Salmo 127:1

Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles; si el Señor no custodia la ciudad en vano vigila el centinela.

Proverbios 15:15

Para el desdichado, todos los días son malos, pero el corazón feliz siempre está de fiesta.

1 Samuel 2:8

El levanta del polvo al desvalido y alza al pobre de la miseria, para hacerlos sentar con los príncipes y darles en herencia un trono de gloria; porque del Señor son las columnas de la tierra y sobre ellas afianzó el mundo.

Santiago 1:4

Y la paciencia debe ir acompañada de obras perfectas, a fin de que ustedes lleguen a la perfección y a la madurez, sin que les falte nada.

Deuteronomio 28:12

El Señor te dará sobreabundancia de bienes en el fruto de tus entrañas, en las crías de tu ganado y en los productos de tu suelo, de la tierra que él te da, porque así lo juro a tus padres.

Lucas 6:38

Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».

Salmo 112:1-3

Feliz el hombre que teme al Señor y se complace en sus mandamientos. Su descendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos es bendecida. En su casa habrá abundancia y riqueza, su generosidad permanecerá para siempre.

Romanos 8:11

Y si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús habita en ustedes, el que resucitó a Cristo Jesús también dará vida a sus cuerpos mortales, por medio del mismo Espíritu que habita en ustedes.

¿Qué te han parecido estos Versículos sobre la Prosperidad que aparecen en la biblia?. El éxito no se trata solo de algo financiero, sabes que para Dios es un conjunto de elementos; la fe, el amor, la salud y la familia. ¿Tienes algún otro versículo bíblico sobre la Prosperidad para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario