+100 Versículos de Protección en la Biblia. Citas bíblicas de protección.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Te mostramos la lista con versículos de Protección, para que en momentos que no sabes qué hacer, angustia y soledad, recurras a la palabra de Dios, la única que nos brinda verdadera protección y serenidad ante las adversidades. Inspírate con estos mensajes de protección y poder en la biblia.

La Biblia nos habla de la seguridad de Dios. Queremos pensar en la seguridad de Dios como un campo de fuerza indestructible que nos protege de todo daño. Sí, Dios tiene el poder de evitar todo el mal y la muerte, pero debemos tener en cuenta que vivimos en un mundo donde existe el libre albedrío. A veces, Dios actúa de una manera que no comprendemos. En medio de la desesperación, la seguridad de Dios puede tomar la forma de paz y poder. La defensa de Dios también puede venir como una lección porque él ve algo más en el horizonte que nosotros no podemos ver.

Versículos de Protección

Versículos de Protección. Edición de Versiculos.net. Original por Free-Photos en Pixabay.

Como seguidores de Jesús, se nos promete una nueva vida bajo la protección de Dios, sin que nada pueda separarnos de su amor. Ten la seguridad de que Dios es proveedor y protector, sin importar los desafíos que enfrentemos. Estos versículos bíblicos de protección te ayudarán a recordar que Dios tiene un plan mayor para ti y que has sido elegido para grandes cosas.

La vida no siempre es fácil, y permanecer conectado a tu fe puede ser difícil cuando aparecen desafíos y tiempos oscuros. Por supuesto, es fácil creer en Dios y en su protección cuando la vida va bien, pero es cuando las cosas se ponen difíciles, como las dificultades financieras, los problemas familiares, de salud o los disturbios mundiales cuando tu confianza en Dios y su protección se pone realmente a prueba.

Te damos estos versículos bíblicos de protección para que no te alejes de la roca protectora de Dios.

Versículos de Protección

Isaías 41:10-12

No temas, porque yo estoy contigo, no te inquietes, porque yo soy tu Dios; yo te fortalezco y te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa. Sí, quedarán avergonzados y confundidos los que se enfurecen contra ti; serán como nada y desaparecerán aquellos que te desafían, Buscarás, pero no los encontrarás, a aquellos que te provocan; serán como nada, absolutamente nada, los que te hacen la guerra.

Salmo 91:9-10

Porque hiciste del Señor tu refugio y pusiste como defensa al Altísimo. No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa.

Isaías 54:17

Ninguna herramienta forjada contra ti resultará eficaz, y tú desmentirás a toda lengua que se alce para juzgarte. Esta es la herencia de los servidores del Señor, ésta es la victoria que yo les aseguro.

2 Timoteo 4:18-20

El Señor me librará de todo mal y me preservará hasta que entre en su Reino celestial. ¡A él sea la gloria por los siglos de los siglos! Amén. Saludos a Prisca y a Aquila, y a la familia de Onesíforo. Erasto se quedó en Corinto, y a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto. Apresúrate a venir antes del invierno.

2 Tesalonicenses 3:3-5

Pero el Señor es fiel: él los fortalecerá y los preservará del Maligno. Nosotros tenemos plena confianza en el Señor de que ustedes cumplen y seguirán cumpliendo nuestras disposiciones. Que el Señor los encamine hacia el amor de Dios y les dé la perseverancia de Cristo.

Salmo 23:1-4

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre. Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.

2 Samuel 22:3-4

Señor, mi Roca, mi fortaleza y mi libertador, mi Dios, el peñasco en que me refugio, mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte, mi salvador, que me libras de la violencia. Yo invoco al Señor, que es digno de alabanza, y quedo a salvo de mis enemigos.

Proverbios 19:23

El temor del Señor lleva a la vida, el que se sacia de él pasa la noche sin ser visitado por el mal.

Salmo 138:7

Si camino entre peligros, me conservas la vida, extiendes tu mano contra el furor de mi enemigo, y tu derecha me salva.

Romanos 12:19

Queridos míos, no hagan justicia por sus propias manos, antes bien, den lugar a la ira de Dios. Porque está escrito: Yo castigaré. Yo daré la retribución, dice el Señor.

Salmo 46:1-2

Dios es nuestro refugio y fortaleza, una ayuda siempre pronta en los peligros. Por eso no tememos, aunque la tierra se conmueva y las montañas se desplomen hasta el fondo del mar.

Génesis 28:15

Yo estoy contigo: te protegeré dondequiera que vayas, y te haré volver a esta tierra. No te abandonaré hasta haber cumplido todo lo que te prometo».

Proverbios 30:5

Toda palabra de Dios es acrisolada, Dios es un escudo para el que se refugia en él.

Salmo 91:4

Te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas.

Salmo 140:4

Usas como mensajeros a los vientos, y a los relámpagos, como ministros.

Proverbios 27:12

El hombre precavido ve el mal y se esconde, los incautos siguen adelante y la pagan.

Salmo 20:1

El Señor te haga triunfar en el momento del peligro, que el nombre del Dios de Jacob sea tu baluarte.

Lucas 21:28

Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación».

Génesis 50:20

El designio de Dios ha transformado en bien el mal que ustedes pensaron hacerme, a fin de cumplir lo que hoy se realiza: salvar la vida a un pueblo numeroso.

Salmo 41:2

El Señor lo protegerá y le dará larga vida, lo hará dichoso en la tierra y no lo entregará a la avidez de sus enemigos.

Isaías 43:1-3

Y ahora, así habla el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: No temas, porque yo te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú me perteneces. Si cruzas por las aguas, yo estaré contigo, y los ríos no te anegarán; si caminas por el fuego, no te quemarás, y las llamas no te abrasarán. Porque yo soy el Señor, tu Dios, el Santo de Israel, tu salvador. Yo entregué a Egipto parta tu rescate, a Cus y a Sebá a cambio de ti.

Juan 3:16

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.

Salmo 91:10

No te alcanzará ningún mal, ninguna plaga se acercará a tu carpa.

Romanos 13:4

Porque la autoridad es un instrumento de Dios para tu bien. Pero teme si haces el mal, porque ella no ejerce en vano su poder, sino que está al servicio de Dios para hacer justicia y castigar al que obra mal.

Salmo 144:1

Bendito sea el Señor, mi Roca, el que adiestra mis brazos para el combate y mis manos para la lucha.

Isaías 46:4

Hasta que envejezcan, yo seré siempre el mismo, y hasta que encanezcan, yo los sostendré. Yo he obrado, y me haré cargo de eso: los sostendré y los libraré.

Efesios 6:10-15

Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder. Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio. Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza. Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz.

Salmo 57:3

Invocaré a Dios, el Altísimo, al Dios que lo hace todo por mí.

Proverbios 4:6

No la abandones, y ella te protegerá, ámala, y ella te cuidará.

Salmo 34:22

[Tau] La maldad hará morir al malvado, y los que odian al justo serán castigados.

Proverbios 12:21

Al justo no le pasará nada malo, pero los malvados están llenos de desgracias.

2 Corintios 4:8-9

Estamos atribulados por todas partes, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no aniquilados.

Deuteronomio 20:4

Porque el Señor, su Dios, los acompaña, y él combatirá en favor de ustedes para darles la victoria sobre sus enemigos».

1 Juan 5:19

Sabemos que somos de Dios, y que el mundo entero está bajo el poder del Maligno.

1 Juan 4:4

Hijos míos, ustedes son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque aquel que está en ustedes es más grande que el que está en el mundo.

Versículos de protección de Dios

Proverbios 2:11

La reflexión cuidará de ti y la inteligencia te protegerá.

Salmo 5:11

Castígalos, Señor, como culpables, que fracasen sus intrigas; expúlsalos por sus muchos crímenes, porque se han rebelado contra ti.

Proverbios 18:10-12

El nombre del Señor es una torre fortificada: el justo corre hacia ella y se pone a salvo. La fortuna del rico es su plaza fuerte, se la imagina como un muro inexpugnable. Antes de la ruina el hombre se ensoberbece, pero la humildad precede a la gloria.

Levítico 26:3-4

Si ustedes viven conforme a mis preceptos y observan fielmente mis mandamientos, yo enviaré las lluvias a su debido tiempo, y así la tierra dará sus productos y las plantas del campo, sus frutos.

Lucas 10:27

El le respondió: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo».

Salmo 32:7

Tú eres mi refugio, tú me libras de los peligros y me colmas con la alegría de la salvación.

Malaquías 3:6

Yo me acuesto y me duermo, y me despierto tranquilo porque el Señor me sostiene.

Romanos 8:37

Pero en todo esto obtenemos una amplia victoria, gracias a aquel que nos amó.

Mateo 5:38-39

Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”. Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.

Juan 10:10

El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia.

Salmo 3:3-5

¡Cuántos son los que dicen de mí: «Dios ya no quiere salvarlo»! Pero Tú eres mi escudo protector y mi gloria, tú mantienes erguida mi cabeza. 5 Invoco al Señor en alta voz, y él me responde desde su santa Montaña.

Salmo 12:5

En la lengua está nuestra fuerza; nuestros labios no defienden, ¿quién nos dominará?».

Éxodo 14:13-14

Moisés respondió al pueblo: «¡No teman! Manténganse firmes, porque hoy mismo ustedes van a ver lo que hará el Señor para salvarlos. A esos egipcios que están viendo hoy, nunca más los volverán a ver. El Señor combatirá por ustedes, sin que ustedes tengan que preocuparse por nada».

Salmo 119:114

Tú eres mi amparo y mi escudo: yo espero en tu palabra.

Daniel 12:1

En aquel tiempo, se alzará Miguel, el gran Príncipe, que está de pie junto a los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de tribulación, como no lo hubo jamás, desde que existe una nación hasta el tiempo presente. En aquel tiempo, será liberado tu pueblo: todo el que se encuentre inscrito en el Libro.

Nahum 1:7

[Tet] El Señor es bueno con los que esperan en él, es un refugio en el día de la angustia; [Iod] reconoce a los que confían en él

Levítico 26:44

Pero aún entonces, cuando estén en la tierra de sus enemigos, yo no los rechazaré ni sentiré aversión por ellos hasta el punto de aniquilarlos y de anular mi alianza con ellos: porque yo soy el Señor, su Dios.

Salmo 18:30

Contigo puedo asaltar una muralla; con mi Dios, puedo escalar cualquier muralla.

Lucas 10:19

Les he dado poder de caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos.

Salmo 91:7

Aunque caigan mil a tu izquierda y diez mil a tu derecha, tú no serás alcanzado.

Santiago 4:7

Sométanse a Dios; resistan al demonio, y él se alejará de ustedes.

Sofonías 3:17

¡El Señor, tu Dios, está en medio de ti, es un guerrero victorioso! El exulta de alegría a causa de ti, te renueva con su amor y lanza por ti gritos de alegría.

Salmo 145:19

[Sin] el Señor protege a todos sus amigos y destruye a los malvados.

Hebreos 13:6

De manera que podemos decir con plena confianza: El Señor es mi protector: no temeré. ¿Qué podrán hacerme los hombres?

Salmo 91:1

Tú que vives al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Todopoderoso.

Mateo 6:13

No nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del mal.

Salmo 62:2

Sólo en Dios descansa mi alma, de él me viene la salvación.

1 Juan 5:18

Sabemos que el que ha nacido de Dios no peca, sino que el Hijo de Dios lo protege, y el Maligno no le puede hacer nada.

Salmo 18:35-36

Me entregaste tu escudo victorioso y tu mano derecha me sostuvo: me engrandeciste con tu triunfo, me hiciste dar largos pasos, y no se doblaron mis tobillos.

1 Samuel 14:6

Jonatán dijo a su escudero: «Vamos a cruzarnos a la guarnición de esos incircuncisos. Pueda ser que el Señor intervenga a favor nuestro, ya que nada le impide dar la victoria, sea con muchos o con pocos».

Versículos de Protección en el camino

Salmo 118:8

Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres.

Isaías 1:17

Aprendan a hacer el bien! ¡Busquen el derecho, socorran al oprimido, hagan justicia al huérfano, defiendan a la viuda!

Salmo 118:6

El Señor está conmigo: no temeré: ¿qué podrán hacerlo los hombres?

Juan 17:15

No te pido que los saques del mundo, sino que los preserves del Maligno.

1 Timoteo 5:8

El que no se ocupa de los suyos, sobre todo si conviven con él, ha renegado de su fe y es peor que un infiel.

Proverbios 20:22

No digas: «Voy a pagar mal con mal», espera en el Señor y él te salvará.

Romanos 8:28

Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio.

2 Samuel 22:32

Porque ¿Quién es Dios fuera del Señor? ¿y quién es la Roca fuera de nuestro Dios?

Filipenses 4:13

Yo lo puedo todo en aquel que me conforta.

Hebreos 13:8

Jesucristo es el mismo ayer y hoy, y lo será para siempre.

1 Tesalonicenses 5:23-24

Que el Dios de la paz los santifique plenamente, para que ustedes se conserven irreprochables en todo su ser –espíritu, alma y cuerpo– hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo. El que los llama es fiel, y así lo hará.

Salmo 34:6-9

[Zain] Este pobre hombre invocó al Señor: él lo escuchó y los salvó de sus angustias. [Jet] El Angel del Señor acampa en torno de sus fieles, y los libra. [Tet] ¡Gusten y vean qué bueno es el Señor! ¡Felices los que en él se refugian! [Iod] Teman al Señor, todos sus santos, porque nada faltará a los que lo temen.

Juan 10:28-30

Yo les doy Vida eterna: ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y yo somos una sola cosa».

Lucas 1:37

Porque no hay nada imposible para Dios».

Salmo 57:1

Ten piedad de mí, Dios mío, ten piedad, porque mi alma se refugia en ti; yo me refugio a la sombra de tus alas hasta que pase la desgracia.

Juan 14:15

Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos.

Salmo 34:17-19

[Sade] Cuando ellos claman, el Señor los escucha y los libra de todas sus angustias. [Qof] El Señor está cerca del que sufre y salva a los que están abatidos. [Res] El justo padece muchos males, pero el Señor lo libra de ellos.

Deuteronomio 31:6

¡Sean fuertes y valientes! No tengan miedo ni tiemblen ante ellas. Porque el Señor, tu Dios, te acompaña, y él no te abandonará ni te dejará desamparado».

Salmo 16:1

Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

Salmo 16:8

Tengo siempre presente al Señor: él está a mi lado, nunca vacilaré.

2 Timoteo 1:7

Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad.

Salmo 59:16

Pero yo cantaré tu poder, y celebraré tu amor de madrugada, porque tú has sido mi fortaleza y mi refugio en el peligro.

Efesios 6:11-13

Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio. Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.

Salmo 72:4

Que él defienda a los humildes del pueblo, socorra a los hijos de los pobres y aplaste al opresor.

Proverbios 29:25

El miedo tiende al hombre una trampa, pero el que confía en el Señor se pone a salvo.

Salmo 121:7-8

El Señor te protegerá de todo mal y cuidará tu vida. El te protegerá en la partida y el regreso, ahora y para siempre.

Mateo 26:52-54

Jesús le dijo: «Guarda tu espada, porque el que a hierro mata a hierro muere. ¿O piensas que no puedo recurrir a mi Padre? El pondría inmediatamente a mi disposición más de doce legiones de ángeles. Pero entonces, ¿cómo se cumplirían las Escrituras, según las cuales debe suceder así?».

1 Corintios 10:13

Hasta ahora, ustedes no tuvieron tentaciones que superen sus fuerzas humanas. Dios es fiel, y él no permitirá que sean tentados más allá de sus fuerzas. Al contrario, en el momento de la tentación, les dará el medio de librarse de ella, y los ayudará a soportarla.

Romanos 8:31

¿Qué diremos después de todo esto? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

Salmo 17:8-10

Protégeme como a la pupila de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas de los malvados que me acosan, del enemigo mortal que me rodea. Se han encerrado en su obstinación, hablan con arrogancia en los labios.

Proverbios 4:23

Con todo cuidado vigila tu corazón, porque de él brotan las fuentes de la vida.

Apocalipsis 3:10

Ya que has cumplido mi consigna de ser constante, yo también te preservaré en la hora de la tribulación, que ha de venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los habitantes de la tierra.

Salmo 27:1

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida, ¿ante quién temblaré?

1 Timoteo 6:10

Porque la avaricia es la raíz de todos los males, y al dejarse llevar por ella, algunos perdieron la fe y se ocasionaron innumerables sufrimientos.

Salmo 59:1

Líbrame de mis enemigos, Dios mío, defiéndeme de los que se levantan contra mí.

¿Qué te han parecido estos Versículos de Protección que aparecen en la biblia? Sabemos que en los momentos de tribulación, soledad o tristeza, necesitamos la protección divina de Dios, por eso debemos acudir a las santas escrituras y cobijarnos de ellas. ¿Tienes algún otro versículo bíblico sobre la protección para aportar a la comunidad? Deja tu mensaje en los comentarios.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario