▷ SALMO DE SANACIÓN » Para pedir por una cura

Te mostramos el Salmo de Sanación para leer y orar para que Dios nos sane con su mano. Salmos que nos recubrirán con la sangre de Dios y con la fe de que el Señor nos protegerá.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

El salmo de sanación nos ayuda a pedir adecuadamente a Dios en momentos de angustia por la cura y sanación personal o de un ser querido. Nos ayuda a encontrar las palabras correctas, para ser humildes ante Dios y ser escuchados ante una plegaria tan importante, como es la salud.

Los salmos nos ayudan a conectar de manera directa con Dios. Podemos pedir la compasión de Dios y que nos de el milagro tanto de la salud física como emocional y espiritual, porque sabemos que sólo él puede extender su mano bendita para sanarnos.

Salmo de Sanación

Salmo de Sanación. Foto por @lucky_ch a través de Twenty20.

Salmo de Sanación – Salmo 31: 9,14-15

Ten piedad de mí, Señor, porque estoy angustiado: mis ojos, mi garganta y mis entrañas están extenuados de dolor.

Pero yo confío en ti, Señor, y te digo: «Tú eres mi Dios.

Mi destino está en tus manos». Líbrame del poder de mis enemigos y de aquellos que me persiguen.

Los Salmos son un libro que está lleno de liberación, protección celestial, sanación y victoria. Recuerda que debes pedir con mucha fe y certeza de que Dios escuchará tu plegaria y te ayudará en tu petición. Lee estos salmos de sanación y espera en Dios la respuesta. ¿Estás listo para rezar con nosotros?.

Salmos de Sanación Interior

Salmo 16:1-2

Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti.

Yo digo al Señor: «Señor, tú eres mi bien, no hay nada superior a ti».

Salmo 73:26

Aunque mi corazón y mi carne se consuman, Dios es mi herencia para siempre y la Roca de mi corazón.


Salmo 109:30-31

Yo daré gracias al Señor en alta voz, lo alabaré en medio de la multitud.

Porque él se puso de parte del pobre, para salvarlo de sus acusadores.

Salmo 23:1-4

El Señor es mi pastor, nada me puede faltar.

Él me hace descansar en verdes praderas, me conduce a las aguas tranquilas.

Y repara mis fuerzas; me guía por el recto sendero, por amor de su Nombre.

Aunque cruce por oscuras quebradas, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me infunden confianza.

Salmo 147:3

Sana a los que están afligidos y les venda las heridas.


Salmo 30:2

Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí.

Salmo 25:17

Alivia las angustias de mi corazón, y sácame de mis tribulaciones.

Salmo 143:8

Que yo experimente tu amor por la mañana, porque confío en ti; indícame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma.


Sabemos que la sanación el espíritu es una parte importante de cada cristianos. Podemos ayudarnos con estos salmos de para sanación de nuestro interior, nuestra alma y corazón limpiarán las impurezas y seremos libres y merecedores del perdón y amor de Dios.

  ▷ SALMO DE ACCIÓN DE GRACIAS » Para tener fe y ser agradecidos

Salmo de Sanación de los Enfermos

Salmo 34:19-20

El justo padece muchos males, pero el Señor lo libra de ellos.

Él cuida todos sus huesos, no se quebrará ni uno solo.

Salmo 107:20:22

Pero en la angustia invocaron al Señor, y él los libró de sus tribulaciones.

Envió su palabra y los sanó, salvó sus vidas del sepulcro.

Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres.

Salmo 27:13-14

Yo creo que contemplaré la bondad del Señor en la tierra de los vivientes.

Espera en el Señor y sé fuerte; ten valor y espera en el Señor.


Salmo 41:8-12

«Una enfermedad incurable ha caído sobre él; ese que está postrado no volverá a levantarse».

Hasta mi amigo más íntimo, en quien yo confiaba, el que comió mi pan, se puso contra mí.

Pero tú, Señor, ten piedad de mí; levántame y les daré su merecido.

En esto reconozco que tú me amas, en que mi enemigo no canta victoria sobre mí.

Tú me sostuviste a causa de mi integridad, y me mantienes para siempre en tu presencia.

Salmo 143:11

Por amor de tu Nombre, Señor, consérvame la vida. Por tu justicia, sácame del peligro.

Salmo 103:2-4

Bendice al Señor, alma mía, y nunca olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas y cura todas tus dolencias.

Rescata tu vida del sepulcro, te corona de amor y de ternura.


Salmo 30:10-12

Escucha, Señor, ten piedad de mí; ven a ayudarme, Señor».

Tú convertiste mi lamento en júbilo, me quitaste el luto y me vestiste de fiesta.

Para que mi corazón te cante sin cesar. ¡Señor, Dios mío, te daré gracias eternamente!

En los momentos de mayor angustia, ante la enfermedad, debemos arrodillarnos ante nuestro Padre Celestial. Nuestra súplica será respondida rápidamente, si somos fuertes, valientes y humildes para pedir su poder en la sanidad tanto de nuestros seres amados, como la personal.

  ▷ SALMO DE ESPERANZA » Para los tiempos difíciles

Salmo de Sanación y Protección

Salmo 6:2-3

Señor, no me reprendas por tu enojo ni me castigues por tu indignación.

Ten piedad de mí, porque me faltan las fuerzas; sáname, porque mis huesos se estremecen.

Salmo 31:7-8

¡Tu amor será mi gozo y mi alegría! Cuando tú viste mi aflicción y supiste que mi vida peligraba.

No me entregaste al poder del enemigo, me pusiste en un lugar espacioso.


Salmo 61:1-4

¡Dios mío, escucha mi clamor, atiende a mi plegaria!

Yo te invoco desde los confines de la tierra, mientras mi corazón desfallece. Condúceme a una roca inaccesible.

Porque tú eres para mí un refugio y una fortaleza frente al enemigo.

¡Que yo sea siempre un huésped en tu Carpa y pueda refugiarme al amparo de tus alas!

Salmo 41:1-3

Feliz el que se ocupa del débil y del pobre: el Señor lo librará en el momento del peligro.

El Señor lo protegerá y le dará larga vida, lo hará dichoso en la tierra y no lo entregará a la avidez de sus enemigos.

El Señor lo sostendrá en su lecho de dolor y le devolverá la salud.

Salmo 91:4

Te cubrirá con sus plumas, y hallarás un refugio bajo sus alas.


Salmo 94:18-19

Cuando pienso que voy a resbalar, tu misericordia, Señor, me sostiene.

Cuando estoy cargado de preocupaciones, tus consuelos me llenan de alegría.

Con estos salmos de sanación podrás sentirte protegido a donde quiera que vayas. Deja en los comentarios tu mensaje bíblico para la sanación.

  ▷ SALMO DE CONFIANZA » Para tener fe y tranquilidad

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario