▷ SALMO DE AGRADECIMIENTO » Para dar gracias a Dios

Te mostramos el Salmo de Agradecimiento para leer y orar cada día y tener una vida llena de bendiciones. Salmos que nos recubrirán con la sangre de Dios y su amor.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

El salmo de agradecimiento nos ayuda a mostrarle a Dios cuanta fe, amor y agradecimiento tenemos hacia él. Nos ayuda a encontrar las palabras correctas, para ser humildes ante Dios y ser escuchados.

La lectura de la Biblia puede ayudarte a empezar cada día con pie derecho, dar gracias a Dios es un momento de conexión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pero especialmente la lectura del libro de los Salmos puede ayudarte mucho en tu día a día.

Salmo de Agradecimiento

Salmo de Agradecimiento. Foto por @canipel a través de Twenty20.

Salmo de Agradecimiento- Salmo 138:1-2

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, te cantaré en presencia de los ángeles.

Me postraré ante tu santo Templo, y daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad, porque tu promesa ha superado tu renombre.

Los Salmos son un libro que está lleno de liberación, protección celestial, indicaciones y victoria. Te regocijarás en la sanación de Dios si meditas en estos Salmos de agradecimiento y rezas con ellos cada día. Para este artículo, lo utilizaremos para empezar cada día siendo agradecidos de su amor y misericordia. ¿Estás preparado para rezar?

Salmos de Agradecimiento a Dios

Salmo 44:8

Dios ha sido siempre nuestro orgullo: damos gracias a tu Nombre eternamente.

Salmo 107:8-9

Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres, 9 porque él sació a los que sufrían sed y colmó de bienes a los hambrientos.

Salmo 34:1-3

Bendeciré al Señor en todo tiempo, su alabanza estará siempre en mis labios.

Mi alma se gloría en el Señor; que lo oigan los humildes y se alegren.

Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos.

Salmo 111:1-3

Doy gracias al Señor de todo corazón, en la reunión y en la asamblea de los justos.

Grandes son las obras del Señor: los que las aman desean comprenderlas.

Su obra es esplendor y majestad, [Vau] su justicia permanece para siempre.

Salmo 95:1-5

¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva!

¡Lleguemos hasta él dándole gracias, aclamemos con música al Señor!

Porque el Señor es un Dios grande, el soberano de todos los dioses.

En su mano están los abismos de la tierra, y son suyas las cumbres de las montañas.

Suyo es el mar, porque él lo hizo, y la tierra firme, que formaron sus manos.

Salmo 69:30

Así alabaré con cantos el nombre de Dios, y proclamaré su grandeza dando gracias.

Salmo 30:4-5

Canten al Señor, sus fieles; den gracias a su santo Nombre.

Porque su enojo dura un instante, y su bondad, toda la vida: si por la noche se derraman lágrimas, por la mañana renace la alegría.

Salmo 147:7

Respondan al Señor dándole gracias, toquen la cítara para nuestro Dios.

Salmo 107:21-22

Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas en favor de los hombres.

Ofrézcanle sacrificios de acción de gracias y proclamen con júbilo sus obras.

Dios es un Dios de amor, un Padre cariñoso y misericordioso, por eso debemos agradecer cada día por todo lo que nos da y ser conscientes de que a través de su palabra nos glorificamos.

Salmo de Agradecimiento por la Vida

Salmo 86:12-13

Te daré gracias, Dios mío, de todo corazón, y glorificaré tu Nombre eternamente.

Porque es grande el amor que me tienes, y tú me libraste del fondo del Abismo.

Salmo 50:14-15

Ofrece al Señor un sacrificio de alabanza y cumple tus votos al Altísimo.

Invócame en los momentos de peligro: yo te libraré, y tú me glorificarás.

Salmo 100:4

¡Qué bueno es el Señor! Su misericordia permanece para siempre, y su fidelidad por todas las generaciones.

Salmo 39:4-5

Señor, dame a conocer mi fin y cuál es la medida de mis días para que comprenda lo frágil que soy.

No me diste más que un palmo de vida, y mi existencia es como nada ante ti. Ahí está el hombre: es tan sólo un soplo.

Salmo 92:1-2

Es bueno dar gracias al Señor, y cantar, Dios Altísimo, a tu Nombre

Proclamar tu amor de madrugada, y tu fidelidad en las vigilias de la noche.

Salmo 89:1-2

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones.

Porque tú has dicho: «Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo.

Salmo 30:1-2

Yo te glorifico, Señor, porque tú me libraste y no quisiste que mis enemigos se rieran de mí.

Señor, Dios mío, clamé a ti y tú me sanaste.

Cada segundo de nuestra vida, debemos agradecer a Dios, nuestro corazón debe regocijarse en su palabra y agradecer todo lo que nos da, desde el aire, el agua, hasta cada miga de pan que consumimos, él ama al agradecido y aborrece al déspota.

Salmo de Agradecimiento por un Nuevo Día

Salmo 28:7

El Señor es mi fuerza y mi escudo, mi corazón confía en él. Mi corazón se alegra porque recibí su ayuda: por eso le daré gracias con mi canto

Salmo 7:17

Daré gracias al Señor por su justicia y cantaré al nombre del Señor Altísimo.

Salmo 106:1-3

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

¿Quién puede hablar de las proezas del Señor y proclamar todas sus alabanzas?

¡Felices los que proceden con rectitud, los que practican la justicia en todo tiempo!

Salmo 107:1-3

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor!

Que lo digan los redimidos por el Señor, los que él rescató del poder del enemigo.

Y congregó de todas las regiones: del norte y del sur, del oriente y el occidente.

Con estos salmos de Agradecimiento te rendirás ante el amor de Dios; pondrás en sus manos todo tu día y te sentirás protegido ante cada paso y acción. Deja en los comentarios tu mensaje bíblico para agradecer su misericordia.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Your page rank:


Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados

Deja un comentario